Un subinspector de policía fuera de servicio, descalzo y en pijama frustra un robo en Jaca: "Volvería a hacerlo"

  • El ladrón se abalanzó sobre el mando de la Policía Nacional con un destornillador e intentó clavárselo en el pecho.
Material incautado al ladrón de Jaca.
Material incautado al ladrón de Jaca.
POLICÍA NACIONAL

Un subinspector de la comisaría de Policía Naconal de Jaca logró frustrar el viernes por la noche el robo en un chalet de una vecina y detener al autor pese a estar en ese momento fuera de servicio. 

"No es la primera vez que lo hago estando fuera de servicio y volvería a actuar de la misma forma porque lo llevo en la sangre. Mi padre era policía, yo soy policía y mi mujer también y no tengo ninguna duda. Si viera un maltrato a una mujer o si un robo, yo me metería porque llevo ya 25 años en el cuerpo y siempre en Seguridad Ciudadana por lo que ya sabes lo que hay". 

Los hechos ocurrieron el viernes. Ismael, que así se llama el Policía, según Heraldo de Aragón, estaba durmiendo cuando oyó unos ruidos extraños que le hicieron despertarse sobre las 4.45 de la mañana. El hombre se percató de que tales ruidos no procedían de dentro de su casa y escuchó más golpes. Entonces se dio cuenta de que alguien estaba robando en un chalet cercano.

Como sabía que estaban tras la pista de un ladrón que entraba en viviendas y trasteros de Jaca, se "envalentonó", cogió la pistola y el móvil y salió a la calle en pijama y descalzo "porque si me ponía en ese momento a vestirme y a calzarme, se habría escapado".

Pese a la falta de luz, enseguida localizó a una persona que estaba intentando entrar por la ventana de un baño del chalet de una vecina después de haber roto los cristales. En ese momento, esa casa estaba vacía. 

"Le empecé a gritar 'Policía, tírate al suelo' muy fuerte para que me oyeran otros vecinos y llamaran a mis compañeros pero no debió oírme nadie", ha relatado a Heraldo. El ladrón hizo caso omiso y se tapó con la mascarilla y con una capucha y luego metió las herramientas en una mochila para darse a la fuga.

Este policía decidió entonces saltar la valla de la casa de la vecina para tratar de detener al ladrón, que lejos de arredrarse se dio la vuelta y le intentó clavar un destornillador de 20 centímetros en el pecho. 

"Me eché para atrás para zafarme y en cuanto vio que yo me quedé contra la pared apuntándole con la pistola, salió por la puerta de la valla y se echó a correr", ha explicado. Fue detrás de él pero todas las veces que intentaba tirarlo al suelo, el ladrón le intentaba clavar el destornillador.

Finalmente el sospechoso se introdujo en un bosque cercano y entonces Ismael llamó a sus compañeros, que llegaron en un minuto. "Había poca luz y era un riesgo seguirle. Y cuando llevas ya tantos años en el cuerpo, empiezas a pensar en tus hijos y en todo y preferí esperar para que vinieran a apoyarme", reconoce.

Acotaron la zona de árboles y una hora y media después aproximadamente, con las primeras luces del día, lograron detenerle por delitos de robo con fuerza en las cosas y atentado a agente de la autoridad. Además, recuperaron la mochila que portaba conteniendo diversas herramientas. Afortunadamente, este agente fuera de servicio solo precisó asistencia médica por las lesiones que presentaba en las plantas de los pies.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento