Entrevista | Raúl Pérez: "El humor es una cosa muy seria"

  • El cómico vuelve este martes a Movistar+ con 'Expediente Pérez', donde hace gala de su nueva cosecha de imitaciones.
El humorista e imitador Raúl Pérez.
El humorista e imitador Raúl Pérez.
JORGE PARÍS

Seguramente su cara y su voz no les digan mucho. Es cosa de su talento innato, que lo ha convertido en uno de los mejores imitadores del país y que hace que pocos personajes se le resistan. Después del éxito navideño, Raúl Pérez vuelve a Movistar+ con rostros nuevos en tres especiales en los que repasará temas tan actuales como el universo de los youtubers, la evolución de las vacunas en un ficticio 2027 y el comportamiento de los turistas tras el fin del estado de alarma.

Son tres programas con muchas novedades, ¿no? Sí, es un formato que no está muy visto y que tiene mucho ritmo. El hilo conductor son tres temas de actualidad en los que estreno personajes y en los que algunas imitaciones se tratan con deepfake (vídeos en los que la cara y/o la voz de una persona se ‘manipula’ usando técnicas de inteligencia artificial).

Tarda de media cuatro horas en caracterizarse. ¿Qué hace en todo ese tiempo? Al principio de los tiempos estaba superdespierto y atento a todo lo que estaban haciendo, pero ha llegado un momento, que coincide con mi segunda paternidad, que me duermo. Entro en un momento de trance y hay momentos en los que me despierto y vuelvo a dormirme. Es verdad que de vez en cuando repaso el guion, pero, en general, es un momento de relax.

Se atreve con Ibai Llanos, un peso pesado de las redes sociales. ¿Da respeto? Es verdad que es un personaje que no está muy imitado y que a mí me impacta en cuanto al don de comunicación que tiene. Me parece un comunicador nato, maravilloso, con un discurso muy fluido y que consigue a toda la gente que se propone. Si, después de ver mi imitación, sus fans tienen algo que decirme, imagino que lo harán por las redes. En realidad no me meto con nadie, es una parodia, una exageración de lo que es el personaje. No creo que Ibai salga perjudicado en ningún sentido.

"Cuando oigo hablar a los ‘youtubers’ es como si escuchara a Juan, el de Los Chunguitos"

Se mete de lleno en el tema de los youtubers y creadores de contenido. ¿Ha podido conocer mejor ahora ese mundo? Por contexto generacional me pilla muy mayor y un poco alejado de lo que están viviendo todos ellos, pero me parece un tema que tiene mucha miga dentro. Queríamos ahondar en este tema porque es gente que tiene interiormente un mundo muy complejo para mí. Yo no puedo entender muchas cosas de las que hacen, al igual que, en nuestra época, nuestros padres no podían entender muchas cosas de las que hacíamos nosotros. Hay un salto generacional muy importante. Cuando los oigo hablar es como si estuviera escuchando a Juan, el de Los Chunguitos. No entiendo nada. Pero cuidado, generan un contenido muy consumido, algo tiene que haber detrás, solo que yo no lo entiendo.

Además, abordan otros temas tan duros como la pandemia. ¿Hay que ponerle humor a todo? Hay una expresión que dice: ‘no te fíes de la gente que no bebe’. Pues yo diría: ‘no te fíes de la gente que no se ríe’. Todo es susceptible de ello. En la pandemia me han pasado muchas cosas: he sido padre de mi segunda hija, se murió mi padre... Y no por eso voy a dejar de hacer humor. Creo que, además, la risa es una especie de vacuna, es fundamental. Si no aprendemos a convivir con este dolor, por muy duro que sea, y canalizarlo, en este caso, a través de la risa, estaríamos muy perdidos. El humor es una cosa muy seria, te ayuda a evadirte de los problemas, a verlos de otra forma. ¡La risa salvará nuestras vidas!

"De entrada, yo creo que el humor no tiene límites. Habrá cosas que te puedan resultar más o menos graciosas, pero no ofensivas, al menos en nuestro caso"

¿Tiene límites el humor? De entrada, yo creo que no. Habrá cosas que te puedan resultar más o menos graciosas, pero no ofensivas, al menos en nuestro caso. Habrá chistes más gamberros, más bestias, más cañeros. O no. Pero sin límites. El límite es el que te pongas tú.

El cómico e imitador Raúl Pérez.
El cómico e imitador Raúl Pérez.
JORGE PARÍS

Gracias a sus últimas imitaciones virales, destacan su olfato para adelantarse a los demás imitadores. ¿Está de acuerdo? Sí. Pero yo creo que forma parte de mi trabajo. No se trata de colgarme una medalla, sino de que otra gente explore esos personajes. Pero es verdad que una de las cosas que más me han caracterizado estos últimos años es empezar a imitar a gente que no está muy imitada. Illa, Bosé o Simón son ejemplos de ello. ¡Es que yo empecé imitando al presentador de Bricomanía! En ese momento era algo como: '¿Y este por qué saca ahora a este señor?'. Pues porque creo que ahí es donde está el don del imitador: empezar a abrir otras vías y anticiparse a lo que va a ser noticia al día siguiente.

¿Se considera el mejor imitador del momento, como señalan muchos? El halago gusta mucho, pero yo siempre he tenido los pies en el suelo. He hecho radio durante muchos años hasta poder llegar a donde estoy ahora, nunca hubiera imaginado conducir un especial en la tele yo solo. De hecho, mi papel siempre ha estado más a la sombra, compartiendo personajes con otros compañeros, por lo que este programa es un paso de gigante.

"El don del imitador es anticiparse a lo que va a ser noticia al día siguiente"

Cuando sueña o se imagina cosas, ¿lo hace con su voz o se le va a sus diferentes imitaciones? ¡Ostras, si lo hiciera, ahí sí que me volvería loco (ríe)! Aunque sí que es verdad que mientras practico durante el día hay veces que pienso: ‘¿Cómo hablaba yo?’ (ríe). Pero pensar, de momento, lo hago con mi voz.

De todos los personajes que ha imitado, ¿hay alguno que se le ha resistido mucho? De los últimos, Ibai Llanos. Iñaki Gabilondo también fue uno de los que más se resistió. Y entre los que más me gustaría sacar está C Tangana, que lo he hecho con deepfake en este programa. En la recámara tengo también por ahí a alguien de La resistencia, pero no diré nombres.

¿Cómo es el proceso desde que se le ocurre un personaje a imitar hasta que lo lleva a cabo? Generalmente propongo yo muchos personajes, aunque a veces me los plantean. Ese primer paso es porque le he visto en algún programa o porque creo que en él hay bastante comedia. Lo preparo en cuanto a voz y, si pasa el filtro, pues ya se piensa en su caracterización. 

"Mientras practico las imitaciones hay veces que pienso: '¿Cómo hablaba yo?"

¿Cómo acaba en este mundo un ingeniero de telecomunicaciones? Porque el mundo es un pañuelo. Yo imitaba en plan amateur a los profesores de la carrera y a mis compañeros y el hermano de uno de ellos me presentó a una persona que trabajaba en la radio y, a partir de ahí, surgió todo. Luego enlace Las noticias del guiñol con Anda ya en los Los40 y ahora con Andreu (Buenafuente). Es como un cúmulo de circunstancias de que todos nos conocemos y en algún momento de la vida nuestros caminos se cruzan. 

¿Con qué se ríe alguien que hace reír? Me hacen gracia las tontunas más grandes que puedas imaginar. No creo que mi humor sea básico, sino que el ser humano se ríe de las mismas cosas en general. De una caída, de la cotidianidad y, en general, viendo a muchos compañeros míos.

RAÚL PÉREZ

  • Este madrileño de 44 años es ingeniero técnico de Telecomunicación en Sonido e Imagen, pero prefirió abandonar su trabajo para dedicarse a la comedia, donde triunfa clavando a personajes como Josep Pedrerol, Iker Jiménez, David Bisbal, Andrés Iniesta o Jorge Javier Vázquez. Quedó quinto en 'Tu cara me suena 6'.

¿Es difícil no ser el gracioso de grupo, o, al menos, que se lo pidan? Yo tengo ese contraste: en mi grupo nunca he sido el gracioso, al contrario. El imitador siempre observa para ver qué puede rascar de ahí después. Sorprendo más por lo que callo. Además, tengo mucho sentido del ridículo y soy muy exigente con mis personajes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento