Comunitat Valenciana

El jurado popular declara culpables del crimen de Godella a los padres de los niños asesinados

Los acusados por el crimen de Godella.
Los acusados por el crimen de Godella.
EP
El jurado popular ha declarado culpables a los padres acusados por el asesinato de sus dos hijos.
EFE

El jurado popular ha declarado culpables a los padres acusados por el asesinato de sus dos hijos Amiel, de tres años y medio e Ixchel, de sólo seis meses, en un ritual practicado en una casa de campo en Godella (Valencia) el 14 de marzo de 2019.

Así lo ha determinado en su veredicto el jurado que ha deliberado durante dos días tras el juicio por estos hechos, que se ha celebrado desde el pasado 31 de mayo en la Ciudad de la Justicia de Valencia, según el cual consideran que los dos participaron en la muerte, en las lesiones que costaron la vida a los pequeños, y que ambos los enterraron.

La Fiscalía ha pedido penas de 50 años de cárcel para Gabriel Salvador C. A. -25 por cada crimen- y 25 años de internamiento médico para María G. M., inimputable al sufrir una esquizofrenia de tipo paranoide. 

El jurado establece, además, que ninguno de los dos debería poder acogerse a beneficio penitenciario alguno durante el cumplimiento de la pena y que tampoco podrán ser indultados.

El crimen se cometió entre las 22.00 horas del 13 se marzo de 2019 y las cuatro horas del día siguiente, cuando la pareja bañó a sus hijos en la piscina de su casa para purificarlos y, posteriormente, les propinaron fuertes golpes en la cabeza con un objeto contundente o contra el suelo.

Los niños sufrieron traumatismos craneoencefálicos, con múltiples fracturas craneales y lesiones encefálicas que desembocaron en la muerte. Tras ello, la mujer acusada enterró a los niños en diferentes localizaciones de la parcela donde se encuentra la vivienda.

Dicha vivienda estaba ubicada en una parcela rodeada de terrenos de cultivo y disponía de un pequeño jardín, además de la piscina. En ese preciso jardín es donde María admitió enterrarlos.

María ha declarado que había matado a sus hijos a petición de Dios. No en vano, los médicos han solicitado que esas declaraciones no se tomen por ciertas al haberlas declarado en estado de confusión.

Pensó que fue la secta que los perseguía

La presunta asesina ha relatado que en la noche del asesinato encontró a los niños muertos, pensó que fue la secta y los enterró. Despertó a Gabriel y, tras contarle lo sucedido, se desató una fuerte discusión en la que intentó matarle pero consiguió escapar.

Por su parte, Gabriel ha sostenido en todas sus entrevistas que acostó a los niños aquella noche antes de irse a la cama, negando la versión de los hechos que aportó María.

La pareja de acusados compartían creencias místicas-religiosas y afirman creer que una secta perseguía, asediaba y abusaba sexualmente de sus hijos, además de que tenían la intención de secuestrarlos, según el relato del ministerio público.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento