Francesc, primer receptor de trasplante de corazón parado en Cataluña: "Dije que adelante porque quería vivir"

  • El Hospital de Bellvitge ha realizado la intervención con una donación en asistolia controlada, es decir, sin circulación.
  • Se realiza una circulación extracorpórea para revertir el daño que la falta de oxígeno puede haber producido en el órgano.
Trasplante de corazón parado en el Hospital de Bellvitge de Barcelona.
Trasplante de corazón parado en el Hospital de Bellvitge de Barcelona.
Hospital de Bellvitge
Trasplante de corazón parado en el Hospital de Bellvitge de Barcelona.
Hospital de Bellvitge

El Hospital de Bellvitge de Barcelona ha realizado, por primera vez en Cataluña, un trasplante de corazón en asistolia controlada, es decir, de corazón parado. La intervención tuvo lugar el pasado mayo y el receptor, Francesc Béjar, un hombre de 54 años, ya ha podido asistir a la rueda de prensa en la que se ha explicado el procedimiento.

“Antes de la operación iba muy apurado. Llevaba 14 años desde que me diagnosticaron la enfermedad y cada día se agravaba más. Me costaba mucho hacer vida normal”, ha explicado Béjar. Por este motivo, cuando recibió la llamada y le informaron de la intervención “dije que adelante porque quería vivir” y, cuando despertó tras la operación, “pensé, oh, ¡estoy vivo, alegría!”.

Este tipo de trasplante de corazón en asistolia controlada es un procedimiento novedoso que sólo se realiza en cinco países del mundo y que, en España, se ha llevado a cabo en ocho ocasiones, una de ellas en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid a una bebé de tan solo dos meses. Esta técnica “abre la puerta a tener más corazones disponibles para trasplante cardíaco”, ha comentado este miércoles el doctor Nicolás Manito, director de los programas de Trasplantes de Bellvitge.

Diferencia con el trasplante en muerte encefálica

La doctora Eva Oliver, intensivista y miembro del equipo de Coordinación de Trasplantes, ha explicado las diferencias entre los trasplantes de corazón de donantes con muerte encefálica -los que se venían realizando hasta la fecha- y las donaciones en asistolia controlada, la que ha recibido Béjar.

En las donaciones tras muerte encefálica, "se diagnostica que el sistema nervioso central del donante, lo que podría entenderse como el centro de mando del cuerpo, ha dejado de funcionar y, poco a poco, también el resto del cuerpo". 

En esta situación, ha añadido, "disponemos de un tiempo corto, que podemos alargar con máquinas y fármacos, en el que aún hay circulación porque el corazón sigue funcionando, así que los órganos siguen oxigenados". La doctora ha explicado que, hasta hace poco, "los donantes cardíacos siempre eran así porque necesitábamos que el corazón estuviera oxigenado".

El corazón trasplantado, durante la intervención para su implantación.
El corazón trasplantado, durante la intervención para su implantación.
Hospital de Bellvitge

La donación en asistolia controlada

A diferencia de las donaciones tras muerte encefálica, en las de asistolia controlada el paciente donante muere tras una parada cardiorrespiratoria, por lo que el corazón deja de latir, la sangre no circula por el cuerpo y los órganos dejan de recibir oxígeno.

"Decimos 'controlada' porque es muy importante controlar este tiempo en el que los órganos no están siendo oxigenados, que es lo que nos marca que sean viables. El tiempo que puede permanecer el corazón sin circulación son 20 minutos. Si en ese transcurso no se ha podido diagnosticar la muerte, deja de ser viable", ha explicado Oliver.

Para intentar revertir el daño que la falta de oxígeno puede haber producido a los órganos, la doctora ha señalado que realizan "una circulación extracorpórea, con una máquina -parecida a una ECMO- que vuelve a bombear la sangre en los órganos trasplantables".

"En este momento, se abre el tórax del paciente y se valora la funcionalidad del corazón", ha detallado el cirujano cardíaco Fabrizio Sbraga. "El tiempo es lo más importante: cuanto menos tiempo haya estado el corazón con poco riego sanguíneo, mejor será el resultado".

Momento de la extracción del corazón para realizar el trasplante en asistolia controlada.
Momento de la extracción del corazón para realizar el trasplante en asistolia controlada.
Hospital de Bellvitge

Sbraga ha añadido que el Hospital de Bellvitge lleva cinco años trabajando en este protocolo y que, "gracias a la experiencia también de otros centros", han podido optimizar la técnica y hacerla lo más segura posible.

También ha explicado que el tipo de donante seleccionado para estos procedimientos es "una persona con un pronóstico de vida prácticamente nulo" que no podría vivir sin la ayuda artificial recibida en la UCI y que "no tiene ninguna esperanza de recuperación". Por otra parte, los pacientes receptores son "valorados previamente y se seleccionan según grupo sanguíneo y compatibilidad con el donante".

120 donaciones en 2020

El director de la Organización Catalana de Trasplantes, Jaume Tort, ha señalado que en 2019 se realizaron 146 donaciones de otros órganos en asistolia controlada y que, en 2020, y pese al "momento tan complicado", fueron 120, por lo que ha querido mostrar su agradecimiento a los donantes y a sus familias, y también a los profesionales

Este miércoles el Hospital de Bellvitge ha podido anunciar la primera donación de corazón con esta técnica, en la que también se pudo utilizar el hígado y los riñones. "El objetivo es poder hacer una donación torácica integral -corazón y pulmones-. Este sería otro éxito del programa", ha señalado Sbraga.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento