Primeras penas de prisión por los altercados en las celebraciones por la victoria del Barça

  • Condenan por disturbios a dos jóvenes, uno con antecedentes.
  • El Ajuntament e Interior defienden que se disparen pelotas.
Celebración de la victoria ante el Chelsea en Canaletes.
Celebración de la victoria ante el Chelsea en Canaletes.
Albert Olivé / EFE

La polémica está en Barcelona, pero los primeros condenados por los altercados tras las victorias del Barça llegan de Girona. Un juez ha impuesto a dos jóvenes (uno, con antecedentes) un año y medio de cárcel por disturbios y quemar contenedores al ganar el Barça al Chelsea en las semifinales de la Liga de Campeones. En Barcelona, la última fiesta de la Champions dejó 134 detenidos, a la espera de ser juzgados.

El conseller de Interior, Joan Saura, ha defendido a los Mossos, ya que advirtieron reiteradamente a los alborotadores antes de cargar y dispararles pelotas de goma, que seguirán utilizando, como los otros cuerpos policiales.

Interior sólo tiene constancia de una denuncia de un joven que perdió un ojo por el impacto de una pelota, pese a que hay dos casos más y otro con heridas en el tórax, además de un guardia urbano. Saura, que sólo comparecerá en el Parlament a petición de los grupos parlamentarios, ha afirmado que los Mossos "soportaron agresiones violentas mucho rato" y les atacaron con navajas, pelotas de golf, pedazos de semáforo, vallas o botellas.

El alcalde, Jordi Hereu, ha defendido a los Mossos y a la Urbana, pese a que un informe de la policía autonómica desmiente que las heridas que sufrió el jefe de la policía local, Xavier Vilaró, en la fiesta de la Eurocopa fuera por una pelota de los Mossos. El Ajuntament da por buena la versión de Vilaró e Interior ha dicho: "no seremos nosotros quienes lo contradigamos". La oposición habla de descoordinación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento