La provincia de Málaga ya roza el millón seiscientos mil habitantes, 1.587.840 para ser exactos. Un año más, la llegada de extranjeros ha empujado al padrón de habitantes, que ha crecido en 24.579 personas: 10.532 españoles y 14.047 foráneos, según datos del INE a 1 de enero de 2009.

El repunte de los que vienen de fuera es tal que ya alcanzan el 16,6% de la población malagueña total, el doble del porcentaje de la comunidad andaluza (8,1%) y bastante más de la media nacional (12%). Tiran de la estadística especialmente los italianos: en sólo un año se ha pasado de 3.977 a 10.745, un crecimiento del 170%.

Además, la comunidad del Reino Unido también sigue engordando: ya contamos con 67.221 cuando en 2008 había 59.237 (13% de aumento). En menor medida, también han contribuido los marroquíes (2.987 nuevos malagueños), alemanes (1.905), franceses (1.753) chinos (1.111) y paraguayos (1.092).

En el lado opuesto se sitúan los argentinos. Su numerosa comunidad (13.361 habitantes) ha perdido más de 5.000 en 2008. Un éxodo que no tiene parangón en números absolutos, ya que les siguen, muy de lejos, los uruguayos con 636 menos (25%).

Por tanto, los territorios con mayor presencia en Málaga apenas han cambiado: Reino Unido, Marruecos (26.278), Alemania (15.514), Argentina y Rumanía (12.371). En Andalucía, el número de empadronados se incrementó en 83.472 personas, que mantienen a la comunidad en el primer lugar nacional por población: 8.285.692.