Expulsan de un vuelo a una pasajera que se negó a dejar de hablar por el móvil y obligó al avión a regresar al aeropuerto

El personal del avión está trabajando durante el tiempo que se produce el vuelo, por lo que no se puede dormir. La única excepción es en los vuelos transoceánicos en los que sí podrían tomarse un descanso, aunque organizándose entre los compañeros para atender a los pasajeros.
El personal del avión está trabajando durante el tiempo que se produce el vuelo, por lo que no se puede dormir. 
Pixabay/ty_yang

Hablar por el móvil en un avión está prohibido por la gran mayoría de las compañías aéreas. La radiación electromagnética que emiten estos dispositivos podría afectar la navegación del aparato y causar un accidente que podría resultar mortal y provocar una tragedia. 

Esta circunstancia ha sido, al parecer, difícil de entender para una pasajera que había cogido un vuelo en el aeropuerto de Son Sant Joan, en Palma de Mallorca, con destino a Alicante. 

Esta mujer, de 43 años de edad y nacionalidad española, se ha negado a dejar de hablar por su teléfono móvil pese a la insistencia de la tripulación, lo que ha obligado a la aeronave a regresar a su lugar de origen por seguridad. 

El avión había despegado poco después de las nueve de la mañana y solo unos minutos más tarde ha dado media vuelta por el incidente con la pasajera.

Una vez en tierra firme, y con la intervención de la Guardia Civil, la mujer ha sido expulsada del avión y denunciada ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) por una infracción grave por no atender a los requerimientos de la tripulación. Al final, el avión despegó con una hora de retraso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento