Los trabajadores sociales de Barcelona piden dejar de auxiliar a las comitivas judiciales

  • Aseguran que desde el inicio de la Covid se han vulnerado "los derechos de cobertura" de las necesidades básicas.
  • Reclaman acompañar a las familias y no a las comitivas judiciales en los desahucios, y más recursos. 
  • Un 43% de los 1.200 empleados del lnstitut Municipal de Serveis Socials (IMSS) se han sumado a la huelga.
Manifestantes sosteniendo este lunes pancartas durante una manifestación de trabajadoras sociales en la plaza Sant Jaume de Barcelona.
Manifestantes sosteniendo este lunes pancartas durante una manifestación de trabajadores sociales en la plaza Sant Jaume de Barcelona.
ACN

«Apoyo a las vecinas y no a las comitivas», han gritado este lunes por la mañana dos centenares de trabajadores sociales municipales que se han concentrado en la plaza Sant Jaume de Barcelona. Representan a los más de 500 (el 43% de una plantilla de 1.200) que, según el Ajuntament, han secundado la huelga que convocaron los sindicatos, con dos reivindicaciones principales: dejar de auxiliar a las comitivas judiciales en los desahucios y obtener unas mejores condiciones laborales.

Los trabajadores sociales que se han manifestado consideran que deberían acompañar a las familias víctimas de lanzamientos y no a quienes acuden a echarles de su hogar y la cuarta teniente de alcaldía, Laura Pérez, ha asegurado que el Consistorio está trabajando en este sentido. 

Ha dicho que se está llevando a cabo una prueba piloto para reducir la presencia de estos profesionales en los desahucios, que «ha funcionado muy bien en Sants-Montjuïc» y que esta semana «se extenderá a toda la ciudad». 

«Hace falta una modificación del protocolo. Si ahora los trabajadores lo rompen la propia ley les obligaría. Tenemos que generar las herramientas con el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y la Generalitat para protegerles», ha subrayado.

El colectivo también ha reclamado con la protesta «un cambio de modelo» en su forma de trabajar, que creen más necesario ahora que nunca, porque con la pandemia su situación se ha «agravado» y se han vulnerado «los derechos de cobertura» de las necesidades básicas.

Laura Orrea, secretaria de acción sindical de CCOO, ha denunciado que existe «una falta histórica de planificación ágil, preventiva y ejecutiva». Ha afirmado que ya tenían «falta de recursos y profesionales» antes de la llegada de la Covid-19 y que ahora esta ha aumentado. 

«Han subido los usuarios, pero se ha descuidado el seguimiento», ha señalado. El resultado, ha apuntado, es una «sobrecarga de trabajo» para los servicios sociales que ha hecho «que la gente explote».

Por su parte, los portavoces de la UGT y la CGT, Miquel Rubio e Israel Ureña respectivamente, han reclamado un mayor diálogo con el Ayuntamiento y no han descartado más movilizaciones si no hay cambios. «Esperamos que el Consistorio escuche las peticiones del sector», ha añadido la representante de la Intersindical, Esperança Borrull.

Desde el gobierno municipal, Pérez ha respondido que hace muchos días que tienen «un diálogo muy próximo» con los trabajadores sociales y que «entienden su malestar». «Nos ponemos a su lado en muchas de sus reivindicaciones», ha afirmado, pero ha recordado que hay temas estructurales que no dependen del Ayuntamiento. «Se tiene que instar a las administraciones competentes a hacer bien el trabajo social», ha subrayado.

Pérez ha apuntado que las ratios de los servicios sociales están establecidas por la Generalitat y congeladas desde 2015. «El último trimestre se incorporaron 28 personas y ahora a partir de julio habrá un segundo aumento de plantilla de 100 más», ha dicho, y ha añadido que son «trabajadores que vienen a cubrir una demanda sin precedentes en la ciudad de Barcelona».

En cuanto al complemento de atención que pide el personal que está en primera línea, ha asegurado que encontrarán al Ayuntamiento «a su lado» en una reivindicación que es de lo más «justa».

El Col·legi Oficial de Treball Social de Catalunya (TSCAT) ha apoyado la huelga. Se ha quejado de que «el exceso de burocracia» dificulta que los trabajadores se puedan ocupar de sus tareas propias y de que la Covid-19 ha tenido consecuencias «enormes» que impiden que puedan dar un «respuesta eficaz». 

Se quejan de que les vacunan tarde 

El portavoz de la UGT, Miquel Rubio, ha insistido este lunes en que se reconozcan los servicios sociales como servicio esencial «para todo». En este sentido ha lamentado, por ejemplo, que empezaron a recibir las citaciones para irse a vacunar el pasado viernes, tres días antes de la huelga.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento