Choques de tráfico para robar bolsos.
Algunos de los objetos intervenidos a la banda. GUARDIA CIVIL

Agentes de la Guardia Civil, destinados del Puesto de Colmenar Viejo, han detenido, en el marco de la operación Magnetic, a cuatro personas acusadas de la comisión de 18 delitos, entre los que se encuentran los de robo con fuerza, robo con violencia e intimidación, hurtos, receptación, usurpación y receptación.

Sus víctimas eran mujeres de mediana edad, dada la extendida costumbre de llevar el bolso en el asiento del copiloto

El origen de las investigaciones tuvo lugar en el pasado mes de febrero, cuando una vecina de Colmenar Viejo se personó en el Puesto de la localidad para ampliar una denuncia que había presentado pocos días antes, informó este miércoles la Benemérita.

En un principio sólo denunció el hurto de su bolso por parte de dos varones, pero ahora comunicaba la utilización fraudulenta de sus tarjetas de crédito, que habían sido utilizadas para realizar varias compras en la capital.

Los agentes del Area de Investigación, tras identificar los negocios en los que se habían realizado las compras, trataron de establecer los patrones en los que los delincuentes realizaban sus fechorías.

Siempre la misma técnica

Para ello consultaron a otras unidades de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid y a las comisarías del Cuerpo Nacional de Policía, con la conclusión de que se encontraban frente a un grupo que operaba siguiendo la misma técnica.

En todos los casos, dos varones de aspecto suramericano, muy bien vestidos para no levantar sospechas, provocaban con su vehículo un leve alcance con el coche de sus víctimas. Estas, ocupadas en la cumplimentación del parte de accidentes, no se daban cuenta de que uno de los ocupantes del vehículo que les había rozado levemente aprovechaba para hurtarles el bolso.

Sus víctimas eran siempre mujeres de mediana edad, dada la extendida costumbre de llevar el bolso o los objetos de valor sobre el asiento del acompañante.

Una vez que los agentes habían recopilado varias denuncias de robos realizados con similar método acaecidos en Tres Cantos, Navalcarnero, Colmenar Viejo y Madrid, las cotejaron en busca de datos que les guiaran en sus pesquisas.

Dos mujeres, cómplices

Las pistas obtenidas permitieron acotar el número de sospechosos, varios de los cuales fueron reconocidos sin ningún género de dudas por sus víctimas. Tras su localización, los agentes también identificaron a dos mujeres, encargadas de realizar las compras con las documentaciones previamente sustraídas.

Dos mujeres eran las encargadas de hacer las compras con la documentación robada

Por ello los cuatro fueron detenidos y, con la pertinente autorización judicial, se registraron los domicilios en los que residían, tres en la capital y uno en Leganés. En los ellos se hallaron las pruebas definitivas que les incriminaban en los delitos investigados, además de otros de los que no se tenían constancia, ya que se encuentran efectos que fueron denunciados en los hurtos, numerosa documentación falsificada, equipos informáticos, videoconsolas y otros efectos que fueron adquiridos utilizando las tarjetas sustraídas a las victimas, falsificando la documentación de los mismas y usurpando sus identidades.

En total, la operación Magnetic ha permitido esclarecer cuatro delitos de robo con fuerza, uno de robo con violencia por el método del "tirón", siete hurtos, dos delitos de receptación, dos de usurpación y dos de falsificación.

Los detenidos, todos ellos peruanos de entre 28 y 32 años de edad, ya han pasado a disposición judicial. La operación continúa abierta para averiguar si tenían algún otro cómplice y, por ello, la Guardia Civil no descarta nuevas detenciones.