Un estudio revela el secreto de los pájaros para cantar

Imagen de un gorrión macho.
Imagen de un gorrión macho.
Fir0002 / WIKIPEDIA

Su canto alegra nuestros paseos al aire libre y el ser humano ha tratado muchas veces de replicarlo a través de la música. El piar de los pájaros es uno de los más característicos sonidos de la naturaleza pero, ¿cómo lo hacen?

Un grupo de investigadores daneses ha llevado a cabo un estudio que revela el mecanismo por el cual los pájaros son capaces de regular y modular su canto. La investigación revela que su secreto es poder controlar las fibras musculares vocales de manera individual.

Este control vocal es importante para las aves porque las hembras detectan estos pequeños cambios y lo utilizan para decidir si se sienten atraídas por un macho o no.

Los pájaros cantores producen sus sonidos utilizando un órgano vocal especial exclusivo de los pájaros llamado siringe. Está rodeado de músculos que se contraen con una velocidad superrápida, unas 100 veces más rápido que los músculos de las piernas humanas.

"Los pájaros cantores tienen un control increíblemente fino de su canto, incluido el control de frecuencia por debajo de un hercio"

"Descubrimos que los pájaros cantores tienen un control increíblemente fino de su canto, incluido el control de frecuencia por debajo de un hercio", dijo Iris Adam, autora principal del estudio y profesora asistente en la Universidad del Sur de Dinamarca.

Una unidad motora es la unidad de contracción fundamental del músculo y consta de una neurona motora y la cantidad de fibras musculares a las que se conecta y activa.

Combinando preparaciones de tejido para contar fibras musculares y nerviosas y modelos matemáticos, los investigadores pudieron demostrar que una gran parte de las unidades motoras deben ser muy pequeñas e incluso tan pequeñas como una sola fibra muscular.

"Las unidades motoras varían en tamaño desde varios cientos o miles de fibras en los músculos de nuestras piernas hasta solo 5 o 10 en los músculos que controlan la posición de los ojos y los músculos de la laringe", dijo el doctor Coen Elemans, coautor principal del estudio y también de la Universidad del Sur de Dinamarca.

"En los músculos cantores del pinzón cebra, nuestros modelos predijeron que entre el 13 y el 17% de las neuronas motoras inervan una sola fibra muscular", explica Elemans.

Para comprender el efecto que tienen estas pequeñas unidades motoras en la canción, los investigadores también midieron la cantidad de estrés que pueden soportar los músculos y cómo dicho estrés cambia la frecuencia del sonido.

"Descubrimos que los músculos vocales de los pájaros cantores tienen el menor estrés medido en cualquier vertebrado", agregó la doctora Adam.

"Se encuentran entre los músculos más rápidos que se conocen, y ahora demostramos que también son los más débiles con el mayor nivel de control posible", explica la experta.

Una evolución de 40 millones de años

Los pájaros cantores evolucionaron hace unos 40 millones de años y se diversificaron rápidamente en el grupo de aves que conocemos hoy. El canto es crucial para que las hembras encuentren y juzguen a los machos e incluso puede impulsar la creación de especies nuevas y distintas.

Sin embargo, al igual que los humanos, los pájaros cantores necesitan aprender su canción de un tutor por imitación, revelan los investigadores.

"Creemos que, además de una siringe especial y su asombrosa capacidad para imitar sonidos, la fina gradación de las características de la canción, como el tono, ha aumentado la cantidad de sonidos diferentes que puede hacer un pájaro", dijo Adam.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento