El truco para que las albóndigas queden blanditas y jugosas

Albondigas en salsa
Albondigas en salsa
Jesús Pérez Pacheco - FLICKR

Las albóndigas son uno de los platos favoritos en las mesas españolas, sobre todo, para los más pequeños de la casa. Hacerlas es muy fácil y, además, se puede completar la receta con salsas de todo tipo, que se adaptan a los gustos de todo el mundo.

Dicho esto, lo único que hay que tener en cuenta es, a la hora de elaborarlas, aplicar una serie de trucos y recomendaciones para que no queden muy secas y duras, algo que arruina la receta al completo, aunque lleven salsa. 

Así, estos son algunos de los consejos para conseguir una receta perfecta, obteniendo unas albóndigas jugosas y blanditas. 

Trucos para que las albóndigas queden blanditas

Como en cualquier receta, lo primero a tener en cuenta son los ingredientes. En este caso, la carne picada debe ser de calidad y, a ser posible, que no esté picada en exceso, ya que esto influirá en que, después, quede más jugosa. Cuanto más picada esté la carne, más compacta quedará la bola al hacer la albóndiga.

En cuanto a ingredientes, es importante el pan. Este truco es fundamental para conseguir unas albóndigas jugosas. Así, se tendrá que mojar la miga de pan en leche para hacer la bola, consiguiendo ablandar la carne. Por el contrario, habrá que evitar usar únicamente harina o pan rallado para la elaboración, sobre todo, si en ocasiones anteriores ya se obtuvo un resultado seco y duro. 

Igualmente, se deben añadir diferentes especias, siempre al gusto, para conseguir un buen sabor y evitar abusar de la sal. Se recomienda usar perejil, aunque también se puede añadir pimienta negra o ajo.

Una vez se tenga la masa de carne picada, es el momento de hacer las bolas de las albóndigas. Lo más recomendable es hacerlo directamente con las manos. Es posible que se quede parte de carne pegada en las manos, algo que es buena señal, ya que el resultado deben ser unas bolas suficientemente jugosas. Si crudas ya quedan secas, al freírlas quedarán más secas aún.

De este modo, a la hora de freírlas, hay que rebozarlas en harina y cocinarlas a fuego medio, teniendo cuidado con los tiempos. Se debe tener cuidado para que no queden muy hechas, ya que la carne muy cocina tiende a ponerse seca y dura. Sin embargo, se deben cocinar lo suficiente como para que no queden crudas por dentro. 

Por último, la salsa es opcional y hay muchas maneras de acabar la receta de albóndigas, todas ellas válidas. Sin embargo, la salsa española o la de tomate siempre son muy buenas opciones para conseguir buen sabor y un extra de suavidad y jugosidad. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento