El Gobierno advierte a Marruecos: "No es aceptable" que se "ataquen" fronteras por "discrepancias" en política exterior

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.
EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez elevó este lunes el tono contra Marruecos y le advirtió de que es "inaceptable" que se "ataquen" las fronteras por desavenencias sobre el Sáhara occidental. El presidente del Gobierno salió así al paso de un comunicado del Ministerio marroquí de Exteriores que insta a España a aclarar "sin ambigüedades" sus "posiciones" sobre el Sáhara Occidental y advierte al Gobierno de que la "grave crisis" que atraviesan las relaciones bilaterales no concluirá con la declaración en la Audiencia Nacional, este martes, de Brahim Ghali, el líder del Frente Polisario, que permanece hospitalizado en Logroño.

En una comparecencia ante los medios en el marco de la XIII cumbre hispano-polaca, que se celebró en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, Sánchez subrayó que "no es aceptable" que se haya "utilizado la migración" y el "asalto a las fronteras por parte de más de 10.000 marroquíes" para poner de manifiesto "diferencias o discrepancias en política exterior". "Si se está diciendo que por desavenencias en política exterior no se respetan las fronteras, eso no es aceptable, por lo que rechazo esa declaración", enfatizó el presidente, que elevó el tono contra el país vecino con respecto a declaraciones anteriores.

En todo caso, Sánchez también dijo que España concibe su relación con Marruecos desde un "punto de vista estratégico" y siempre con una "actitud constructiva", si bien enfatizó que la "vecindad" y la "necesaria relación bilateral" se tiene que "cimentar sobre el respeto y la confianza". En esa misma línea, instó al país vecino a "no olvidar" que, "para muchas de sus demandas", España es "un interlocutor imprescindible para Marruecos en la Unión Europea".

Marruecos lo compara con el separatismo catalán

La declaraciones de Sánchez y el comunicado de Marruecos son, por ahora, el último episodio de una escalada declarativa y diplomática que arrancó tras la decisión del Gobierno español de acoger al líder polisario "por razones humanitarias" y que estalló hace dos semanas, cuando miles de migrantes entraron en Ceuta en apenas 48 horas ante la aparente pasividad de las autoridades marroquíes. En su comunicado de este lunes, Rabat sostiene que la crisis "no se limita" al episodio de Ghañi, sino que se trata de "una cuestión de confianza y de respeto mutuo rotos entre Marruecos y España".

Además, la declaración se pregunta "cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí" y "cómo saber que España no volverá a conspirar con los enemigos del Reino [de Marruecos]". "¿Cómo restablecer la confianza después de un error tan grave? ¿Qué busca realmente España?", insiste el texto, que denuncia "las estrategias perjudiciales de España hacia la cuestión del Sáhara".

El comunicado, asimismo, dice que "Marruecos nunca instrumentalizó el separatismo" catalán contra España: "Durante la crisis catalana, Marruecos no optó por la neutralidad, sino que fue uno de los primeros en ponerse del lado de la integridad territorial y la unidad nacional de su vecino del norte", apunta, al tiempo que revela que, en 2012, el Gobierno de Rajoy pidió que una delegación económica catalana "no fuera recibida al más alto nivel" en Marruecos, a lo que Rabat accedió, y que en 2017 "rechazó la petición de visita y reunión de un gran líder del separatismo catalán".

Más de 8.000 marroquíes han sido devueltos

Por lo demás, la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, afirmó este lunes que ya han sido devueltas a Marruecos más de 8.000 personas de las que entraron ilegalmente en la ciudad y que está a la espera de que otros marroquíes, "que en principio no quieren volver a su país", abandonen territorio español. "Estamos intentando controlar a los que no quieren irse, aunque no sabemos el número exacto, y se van a realizar expedientes de devolución", agregó la delegada, que afirmó que el miércoles podrían ser readmitidos por Marruecos. "Si no, el Gobierno de la Nación ya tiene encima de la mesa otra opción", agregó.

Sobre la situación de los menores, Mateos dijo que el Ejecutivo está "trabajando" para que todos "vuelvan con sus familias" en Marruecos y para que lo hagan "cuanto antes". Preguntada por la supuesta llegada de yihadistas sirios a Ceuta los pasados 17 y 18 de mayo, cuando se produjeron numerosas entradas ilegales a la ciudad autónoma desde territorio marroquí, Mateos negó esa información: "Es un bulo malintencionado", dijo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento