Marruecos acusa a Sánchez de usar la crisis migratoria en Ceuta de "pretexto" para desviar la atención del caso Ghali

Archivo - El líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali.
El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.
DPA vía Europa Press

Marruecos no ha tardado mucho en responder este lunes a las declaraciones del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en las que consideraba que "no es aceptable atacar fronteras por discrepar de la política exterior"

"No tenemos la costumbre de entrar en polémicas sobre declaraciones de altos responsables de países extranjeros", explica el Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero en una misiva enviada esta tarde. "Sin embargo, el comentario del Señor Presidente del Gobierno español, rechazando la declaración marroquí al vincularla con la migración, es una gran sorpresa y exige aclaraciones".

Marruecos, por una lado, asegura desconocer "a qué declaración marroquí" se refiere Sánchez y asegura que todas las declaraciones de los responsables diplomáticos marroquíes no mencionan en absoluto la cuestión migratoria. En un comunicado de esta mañana, dice Marruecos, "sólo hemos aludido brevemente a la cuestión migratoria, y precisamente para recordar la buena cooperación".

"No corresponde a los responsables extranjeros decidir qué ministro marroquí debe hablar sobre qué temas. En Marruecos, la gestión de la crisis concierne a varias instituciones y departamentos del Estado, entre ellos el Ministerio de Asuntos Exteriores, que, en el marco de sus competencias, se limita a transmitir la posición nacional a las esferas diplomática y mediática", continúa el comunicado. "Marruecos ha insistido repetidamente en que la crisis bilateral no está vinculada a la cuestión migratoria. La génesis y las razones profundas de la crisis son ya bien conocidas, principalmente por la opinión pública española. La cuestión de la migración no debe utilizarse como pretexto para desviar la atención de las verdaderas causas de la crisis bilateral.

Aclaración sobre la crisis del caso Ghali

En el comunicado de esta mañana, el ministerio de Exteriores marroquí advertía que la "grave crisis" entre Madrid y Rabat no terminará con la comparecencia del líder saharaui Brahim Ghali este martes martes ante la Audiencia Nacional, sino cuando "España aclare sin ambigüedades sus elecciones, sus decisiones y sus posiciones" en relación al Sáhara Occidental.

El llamado caso Ghali "ha revelado la connivencia de nuestro vecino del norte con los adversarios del Reino para socavar la integridad territorial", y en consecuencia se preguntó si "Marruecos puede volver a confiar en España", agregó el comunicado oficial.

"¿Cómo podemos saber que España no volverá a conspirar con los enemigos del Reino? (...) ¿Cómo restablecer la confianza después de un error tan grave? (...) ¿Qué busca realmente España?", señaló la declaración.

Para Marruecos, "la crisis no se limita a un hombre (Brahim Ghali, que mañana es interrogado por el juez Santiago Pedraz, de la Audiencia Nacional, por los presuntos delitos de genocidio y lesa humanidad). No comienza con su llegada ni terminará con su partida. Se trata ante todo de una cuestión de confianza y de respeto mutuo rotos entre Marruecos y España", prosigue la declaración.

Brahim Ghali ingresó en el Hospital San Pedro de Logroño (norte de España) el 17 de abril aquejado de un caso grave de covid, y la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, atribuyó posteriormente su presencia en el país a "razones estrictamente humanitarias".

La declaración da varios ejemplos de cómo "Marruecos nunca instrumentalizó el separatismo" catalán contra España: "Durante la crisis catalana, Marruecos no optó por la neutralidad, sino que fue uno de los primeros en ponerse del lado de la integridad territorial y la unidad nacional de su vecino del norte".

Marruecos nunca instrumentalizó el separatismo" catalán contra España"

Explicó que, por ejemplo, en 2012 una delegación económica catalana visitó Marruecos y el gobierno en Rabat modificó su programa, a petición del español, para que "no fuera recibido al más alto nivel", y que en 2017 "rechazó la petición de visita y reunión de un gran líder del separatismo catalán".

"¿Cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí? (...) ¿Si hubiera sido recibido pública y oficialmente por su aliado estratégico, su importante socio comercial y su vecino más cercano al sur?", se interroga el ministerio.

El comunicado concluye con una serie de ejemplos que dan fe de que "Marruecos ha demostrado siempre ser solidario con España" y precisa que "hace una distinción entre la amistad del pueblo español y el daño causado por ciertos círculos políticos", que no identifica.

"Marruecos -agregó- no tiene ningún problema con los españoles, sus ciudadanos, sus operadores económicos, sus actores culturales y sus turistas, que son bien acogidos como amigos y vecinos de Marruecos (porque el país magrebí) seguirá apegado a su natural y genuina amistad con el pueblo español".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento