Kendall Jenner se sincera sobre sus ataques de ansiedad: "A veces creo que me estoy muriendo"

Kendall Jenner preocupa por su extrema delgadez en las redes.
La empresaria Kendall Jenner.
GTRES

Ni siquiera Kendall Jenner, una de las mujeres jóvenes más ricas y exitosas del planeta, está exenta de padecer ansiedad, uno de los mayores problemas entre, sobre todo, las nuevas generaciones. Pero como ella tiene un altavoz que pocos pueden alcanzar, ha aprovechado para hablar abiertamente y romper ciertos tabúes de paso.

Lo ha hecho de la mano de la revista Vogue. La influencer y empresaria de 25 años es quien estrena una serie de entrevistas que la publicación ha titulado Open Minded: Unpacking Anxiety, en la que hablarán algunos de los mayores expertos en el tema.

En el caso de Kendall, ha charlado con la Dr. Ramani Durvasula, profesora de Psicología y psicóloga clínica, y entre ambas han intentado responder a la pregunta sobre qué es la ansiedad social y cómo afrontarla, así como prevenirla atendiendo a los síntomas que, en este caso Kendall, había experimentado desde su infancia.

"Soy muy consciente de mis ansiedades. No me gusta ir dando lástima. Aborrezco hablar sobre cuando no me siento demasiado bien", comienza diciendo la Kardashian -un apellido con tanta presión que le ha hecho perder el control del trastorno varias veces- antes de aceptar que está "un poco nerviosa" por abrirse sobre aquello con lo que lidia.

En su charla con la doctora Durvasula, Kendall explica sus primeros episodios, que tenían a Kris Jenner como coprotagonista. "Recuerdo que fue cuando era muy pequeña, yo diría que con unos 8 ó 9 años, cuando empecé a tener problemas para respirar e iba corriendo a contárselo a mi madre", rememora la modelo.

"Creo que estar sobrecargada de trabajo y estar en la situación en la que me encuentro ahora es lo que de alguna manera acaba por descontrolarlo todo", añade Kendall, que reflexiona por qué, de entre todas las mujeres de su familia (sin contar a su hermano Rob), ella es la que menos expone su vida en redes sociales.

"Ha habido algunos momentos en los que he llegado a sentir que necesitaba que me llevaran a Urgencias en el hospital porque tenía la sensación de que mi corazón estaba fallando. Momentos en los que no podía ni respirar. Sí, sí: a veces creo que me estoy muriendo", se sincera Kendall, que ya está acostumbrada a que la gente piense que eso no le puede ocurrir a ella porque tiene mucho dinero, centrándose las críticas en sus privilegios por ser más o menos rica.

"Nunca me sentaría aquí para decir que no soy afortunada. Sé que vivo una vida muy privilegiada y que tengo mucha suerte. Pero acaba el día y yo sigo siendo humana", argumenta la influencer, que le explica a su interlocutora lo bien que le ha venido la pandemia para descansar mentalmente.

"Estaba continuamente rodeada de gente; me veía superadísima por todo. Y, de repente, pude parar", explica Kendall, que espera que una vez se recupere la normalidad, ciertas cosas no vuelvan a ser como antes: "Es que si salgo a cenar o si acabo viendo a más amigos de los que me he acostumbrado en este último año de pandemia, va a volver a aparecer la ansiedad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento