Sólo los profesionales con estudios universitarios o FP superior tienen una tasa de paro por debajo de la media

  • Cerca de 640.000 trabajadores continúan en ERTE, el 3,3% de los ocupados.
  • Dos de cada tres empleos destruidos entre marzo y abril (2020) se han recuperado.
Estudiantes en la biblioteca de la Universidad de Navarra
Un grupo de estudiantes, en una biblioteca universitaria.
UNIV. NAVARRA

Lo sabemos, pero conviene recordar la relación positiva entre estudios superiores y empleo. El hecho es que el segmento de profesionales con estudios universitarios y FP superior tiene una tasa de paro del 10,2%, la única por debajo de la media, situada en el 16%.

El dato es del informe “Mercado de trabajo en 50 titulares”, elaborado por Randstad. Durante el último año la proporción de ocupados con educación superior creció en dos puntos, hasta un 46,6%, y disminuye la de ocupados con baja cualificación (aquellos que han completado, como mucho, la etapa de secundaria obligatoria) en 2,1 puntos, hasta el 29,7%.

El estudio de esta empresa de recursos humanos apunta un dato positivo en la salida de la crisis generada por la pandemia. Dos de cada tres empleos (el 62,6%) destruidos entre marzo y abril de 2020 ya se ha recuperado. Además, la afiliación recupera tasas interanuales de crecimiento positivas, un 3,2% más en abril, hasta rozar los 19 millones de afiliados (incluyendo las personas que están en ERTE).

A nivel sectorial, la hostelería y el comercio al por menor concentran las mayores pérdidas interanuales de empleo, mientras que las actividades sanitarias y la educación son los sectores donde más creció la ocupación.

La hostelería y el comercio al por menor concentran las mayores pérdidas interanuales de empleo

Según Randstad, durante el pasado mes de abril se registraron 638.283 profesionales acogidos a ERTE, lo que supone que el 3,3% de los trabajadores de nuestro país se encuentran en esta situación.

Las comunidades insulares son las que más incidencia de ERTE registran, en concreto Canarias un 10,9% y Baleares un 6,8%. Con porcentajes más moderados, pero por encima de la tasa nacional (3,3%) se sitúan Cataluña (4%), Murcia (3,9%), Melilla (3,6%) y Asturias (3,5%).

Ya por debajo de la media del país se encuentra la Comunidad Valenciana (3,1%), Madrid (3%), Ceuta (3,9%), Cantabria (2,8%), Andalucía, Castilla y León, Galicia y Euskadi (todas ellas con un 2,7%). Cierran la lista, con el mayor porcentaje de profesionales en ERTE, La Rioja (2,4%), Navarra (2,3%), Aragón (2,1%), Castilla- La Mancha (1,8%) y Extremadura (1,5%).

Casi la mitad de los contratos indefinidos vienen de uno temporal

El informe también destaca que, tras registrar el máximo en abril del año pasado, con cerca de 3,4 millones de trabajadores en ERTE, este indicador se ha moderado hasta estabilizarse por encima de los 600.000 profesionales en los últimos ocho meses.

Según los datos de Randstad, el 46,3% de los contratos indefinidos firmados entre enero y abril de 2021 proceden de la conversión de uno temporal. En cuanto a los contratos temporales, el 46,5% corresponden a circunstancias de la producción y el 43% a obra y servicio. La tasa de temporalidad es en nuestro país del 23,8% y a pesar de haber caído 1,2 puntos en el último año, es 10,2 superior a la media de la zona euro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento