Incógnitas, certezas y nuevas pistas de la investigación de Tenerife: ¿qué se sabe de las niñas y del fugado Gimeno?

Las niñas desaparecidas en Tenerife y su padre, Tomás Gimeno.
Las niñas desaparecidas en Tenerife y su padre, Tomás Gimeno.
EFE
Cartel de búsqueda de las niñas y su padre, desaparecidos en Tenerife.

Este jueves se cumplió un mes desde la desaparición de Olivia y Anna junto a su padre, Tomás Gimeno, en Tenerife. Un mes de angustia e investigación exhaustiva en el que, aunque se han ido hallando nuevas pistas, no se ha conseguido dar con el paradero de ninguno de los tres. 

Una carta con olor a despedida, un barco, unas imágenes capturadas por una cámara de seguridad, movimientos de grandes cantidades de dinero, una ruptura no superada... Poco a poco van surgiendo rastros que dejó el padre de las niñas y que podrían aportar algo de certidumbre a un suceso que ha conseguido traspasar fronteras.

Y es que la desesperación de Beatriz Zimmermann, la madre de las pequeñas de uno y seis años, ha ido en aumento desde el pasado 27 de abril, el último día en el que tuvo noticias de sus hijas. La expareja de Beatriz y padre de las niñas, Tomás Gimeno, no devolvió a las niñas a las nueve de la noche como habían acordado previamente y aseguró a la madre que no volvería a verlas. Fue a partir de ese instante cuando saltaron las alarmas. 

La mujer, que ya había recibido amenazas verbales de su expareja en diciembre, denunció inmediatamente la desaparición de sus hijas ante la Guardia Civil. Apenas 24 horas después aparecía una embarcación de él y la sillita de la pequeña de un año flotando a la deriva.

Dispositivo de búsqueda en Tenerife.
Dispositivo de búsqueda en Tenerife.
Henar de Pedro

Aunque en un principio el caso se catalogó como una desaparición de alto riesgo, pasó a investigarse como un potencial secuestro parental. No obstante, todavía no han descartado o confirmado ninguna hipótesis que pueda explicar cómo, a dónde y por qué se llevó el padre a las dos niñas. Hay más incógnitas que certezas, y apenas han trascendido detalles de las pesquisas, pues el juzgado mantiene el secreto de sumario. 

Por el momento, estos son los avances que ha ido haciendo la Policía, tras una búsqueda por aire, tierra y mar (así como una orden de búsqueda internacional) que continúa todavía a día de hoy. 

'Esquilón': la lancha de Tomás hallada a la deriva

La Guardia Civil ha hallado restos de sangre en el barco de Tomás Antonio Gimeno, en el que fue visto por última vez antes de desaparecer sin que estuviera acompañado en ese momento por sus dos hijas, de 1 y 6 años, también en paradero desconocido.
La Guardia Civil halló restos de sangre en el barco de Tomás Antonio Gimeno.

El primero fue el barco de Gimeno, 'Esquilón', una lancha de seis metros de eslora que encontraron flotando, sin ocupantes, y a la deriva frente al Puerto de Güímar. También por la misma zona el dispositivo de búsqueda localizó flotando en el mar una silla de retención infantil de una de las niñas. Tras analizar la embarcación, la Guardia Civil halló restos de sangre, que en pruebas posteriores confirmaron que pertenecía al padre de las niñas. 

Gracias a las cámaras de seguridad de Marina de Tenerife, pudieron ver cómo Tomás Antonio Gimeno, de 37 años, había entrado y salido varias veces del recinto con su vehículo, pero sin sus dos hijas, antes de que el barco zarpara por última vez. De hecho, para ese entonces todavía estaba vigente el toque de queda en Canarias y, según se conoció después, el hombre fue propuesto para sanción por parte de un agente, tras sorprenderle navegando sobre las 23.15 horas de la noche.  

También contaron con el testimonio de un vigilante que presenció como Gimeno sacaba de su vehículo bolsos, maletas y bolsas de ropa, para cargarlas en la embarcación. 

Según la reconstrucción de los hechos que han hecho los investigadores en base a las grabaciones, estiman que regresó al puerto a las 23.30 horas y se acercó en su coche hasta una gasolinera cercana. Allí compró un cargador de móvil y cargó el suyo en la garita del vigilante de la gasolinera, donde permaneció unos quince minutos para zarpar, por segunda vez, a las 00.30 horas del 28 de abril, hacia rumbo desconocido. "Nervioso" y "con ganas de salir" al mar. Así lo describió entonces el vigilante. 

Precisamente dónde pudo haber ido Gimeno al partir es lo que tratan de averiguar los investigadores, cuya labor se ha visto particularmente dificultada por la complejidad que conlleva una búsqueda en la inmensidad del océano. 

Transferencia de 55.000 euros

Se decidió rastrear los movimientos de la cuenta bancaria de Tomás Gimeno y descubrieron que llevó a cabo una transferencia de unos 55.000 euros aproximadamente, dirigidos a una de sus cuentas corrientes justo el día antes de desaparecer junto a sus hijas. No obstante, la policía descartó posteriormente que el movimiento fuera sospechoso, y los consideró, junto a los demás movimientos rastreados, compatibles con sus actividades empresariales.

Cinco registros en su domicilio

Casa donde vivían Tomás Gimeno y sus hijas en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias (España).
Casa donde vivían Tomás Gimeno y sus hijas en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias (España).
Europa Press

Hasta cinco registros llegó a hacer la Guardia Civil en la casa de Tomás Gimeno, situada en Igueste de Candelaria (Tenerife). 

Sin embargo, no dieron con ninguna prueba concluyente ni vestigio de relevancia que les permitiera reconstruir las horas previas a la desaparición de los tres. También se registraron exhaustivamente su coche y su lancha.

Velero encallado en el Caribe

El 20 de mayo surgió una posible pista sobre el paradero de Tomás y las niñas. Se detectó una embarcación a la deriva en el Caribe, cerca de la isla de Puerto Rico, y durante unas horas se barajó la hipótesis que ya contemplaban de que el hombre pudiera haberse llevado a las niñas a América Latina. La familia descartaba posteriormente cualquier conexión con la desaparición. 

Despedidas a su pareja y a sus padres

Según informó 'Espejo Público' la novia de Tomás Gimeno habría recibido un paquete de él el mismo día en el que desapareció. "No lo abras hasta medianoche", dictaba la nota firmada por "Tomy". Según contaron entonces en el programa de 'Antena 3', la mujer abrió el paquete tan pronto como el reloj marcó medianoche, hallando en su interior "varios miles de euros". 

Gimeno también habría enviado varios mensajes a amigos y familiares, y a sus padres les dejó su coche, comprado el verano pasado. Supuestamente, Tomás habría ido a casa de sus padres, antes de desaparecer, con los papeles del traspaso firmados para entregárselos.

Un sónar y un robot submarino

Imagen del buque Ángeles Alvariño se incorporará esta semana al operativo de búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife.
Imagen del buque Ángeles Alvariño se incorporará esta semana al operativo de búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife.
EFE/Marcial Guillén/Archivo

Un buque oceanográfico y un robot submarino navegan por el Atlántico en dirección a Tenerife, donde está previsto que lleguen este mismo domingo. Dotado con un sistema de ecosonda multihaz, el buque se sumará, igual que el robot, a la búsqueda de las dos pequeñas.

El buque, llamado 'Ángeles Alvariño' pertenece al Instituto Español de Oceanografía, quien se lo ha cedido a la Guardia Civil. En cuanto al robot submarino no tripulado, 'Liropus', es capaz de maniobrar hasta 2.000 metros de profundidad y ya ha sido usado en otras ocasiones, como la observación del volcán submarino Tagoro (El Hierro).  

El objetivo es barrer el fondo submarino del área delimitada a raíz del geolocalizador que obtuvieron al duplicar su tarjeta del móvil apenas horas después de desaparecer. 

Nunca superó la separación

"Una cosa es salir de tu zona de confort y otra es cambiar de continente": el aviso de Tomás Gimeno meses antes de huir.

Según se ha podido conocer esta semana a través de una serie de mensajes publicados por el portavoz de la familia de las niñas, Tomás Gimeno nunca superó la separación con Beatriz, ni el hecho de que ella rehiciera su vida con otra persona. Llegó a agredir incluso a la nueva pareja de Beatriz, quien interpuso una denuncia por maltrato y amenazas. 

En uno de esos mensajes, Gimeno decía. "Una cosa es salir de la zona de confort y otra es cambiar de continente. Qué fácil aceptar que pierdes una familia con la que llevas toda una vida, perder el control de tus hijas", decía Tomás en uno de los mensajes con el que respondió a una serie de audios de autoayuda mandados por su expareja. 

¿Qué hipótesis se barajan?

Hay varias hipótesis que no han podido ni confirmar ni descartar tras un mes de investigación. La peor, la que más temen todos, es la que menos probable ven. Los familiares no creen posible que pueda haber tenido un desenlace violento, pues aseguran que Gimeno se desvivía por sus hijas. Además, la madre ya apuntó que él mismo le prometió que cuidaría bien de ellas cuando le llamó para decirle que no volvería a verlas. 

También el portavoz de la familia, miembro de SOS Desaparecidos, Joaquín Amills. Para él "la persona que se va a quitar la vida no piensa en el coche, en la moto, embarcación, le da igual todo... está peleado con la vida, con el entorno y todo aquel que le haya fallado", expresó en una entrevista para el 'El Programa de Ana Rosa'.

Una de las hipótesis que baraja el entorno de la madre es que el padre pudo haber secuestrado a las niñas y haber salido del país con ellas hacia Latinoamérica, a propósito de lo cual han impulsado una campaña en las redes sociales con amplia difusión nacional e internacional.

Más recientemente han tanteado también la posibilidad de que el hombre y las niñas realmente nunca hubiesen salido de la isla el 27 de abril. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento