Penas de hasta 53 años de cárcel para los tres acusados de los atentados de Barcelona y Cambrils 

Los tres acusados en el juicio sobre los atentados de Barcelona y Cambrils.
Los tres acusados en el juicio sobre los atentados de Barcelona y Cambrils.
ACN
Los tres principales acusados de los atentados.
Europa Press

53, 46 y 8 años de prisión son las condenas para los tres principales acusados de la célula yihadista que cometió en agosto de 2017 los atentados terroristas de la Rambla de Barcelona y del paseo marítimo de Cambrils, que causaron 16 muertos y 140 heridos. Así lo establece la sentencia de la Audiencia Nacional que se ha hecho pública este jueves, que sin embargo apunta que el cumplimiento efectivo de las penas no excederá los 20 años. El fallo se puede recurrir ante la sala de apelaciones del tribunal.

La Audiencia ha condenado a 53 años y medio de prisión a Mohamed Houli Chemlal y a 46 y medio a Driss Oukabir. Además, les impone la inhabilitación absoluta y especial, así como la prohibición de acercarse a Alcanar –donde provocaron una explosión inintencionada antes de los atentados al manipular explosivos– durante 10 años una vez cumplidas las penas de cárcel. También ha establecido que deben indemnizar a las decenas de víctimas, sobre todo de este municipio, con más de 2.000 euros en la mayoría de los casos.

Además, la Audiencia ha condenado a ocho años de prisión a Said Ben Lazza por colaboración con organización terrorista y le impone, asimismo, la inhabilitación absoluta y especial, así como la prohibición de acercarse Alcanar durante cinco años desde que cumpla la pena de prisión.

A Houli y Oukabir la sentencia les atribuye delitos de pertenencia a organización terrorista; tenencia, depósito y fabricación de sustancias o aparatos explosivos e inflamables de carácter terrorista; y estragos en tentativa de carácter terrorista en concurso con 29 delitos de lesiones por imprudencia grave.

La Sala, sin embargo, ha rechazado considerar a ambos coautores de 14 delitos de homicidio en tentativa de carácter terrorista, así como de 34 de lesiones terroristas y de cinco de lesiones por imprudencia, como pedían algunas acusaciones, entre ellas la AVT, que reclamó para ellos prisión permanente revisable.

La Fiscalía, en cambio, no lo vio así y solicitó penas de 41 y 36 años de prisión para Houli y Oukabir, respectivamente, por integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de sustancias explosivas y por conspiración para el delito de estragos. Para el tercer acusado pidió la pena de 8 años a la que ha sido condenado. 

Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona reclamaron entre 44 y 90 años para Oukabir y entre 44 y 95 años para Houli Chemlal. Para Ben Lazza, también ocho.

Los hechos

El tribunal considera probado que fue el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty quien radicalizó a los jóvenes de origen marroquí que formaron la célula yihadista a partir de 2015. Pensaban en cometer atentados contra edificios emblemáticos y en la primavera de 2017 empezaron los preparativos.

La sentencia destaca todos los indicios que evidencian encuentros del grupo en la casa de Alcanar y en otros puntos. También constan las visitas a establecimientos para adquirir explosivos –acumularon entre 200 y 500 kilos, además de 104 bombonas de butano y 19 artefactos caseros– o vehículos, y la forma de financiación con pequeños robos y la reventa de joyas.

La célula había previsto atentar el 20 de agosto en el Camp Nou durante el partido Barça-Betis, pero la noche del 16 de agosto el compuesto químico que iban a usar explotó mientras seguramente lo manipulaban en Alcanar. Houli resultó herido grave, mientras que otros dos, entre ellos el imán, murieron.

El 17 de agosto, la casa volvió a explotar mientras mossos y bomberos hacían tareas de desescombro. El resto del grupo terrorista empezó entonces a improvisar. Decidieron encontrarse en la AP-7, pero Younes Abouyaqoub giró en Altafulla sin decir nada al resto y cometió el atropello masivo en La Rambla.

Después, se fue a pie hasta la zona universitaria, donde apuñaló mortalmente a Pau Pérez para robarle el coche y huir y embistió a los mossos que hacían un control antiterrorista.

El resto de miembros de la célula, excepto Oukabir, que estaba en Ripoll detenido, y Houli, arrestado en el hospital, decidieron cometer el atentado en Cambrils. Hacia la 1 de la madrugada del 18 de agosto embistieron un coche de los Mossos y atropellaron a varias personas, entre ellas una mujer que murió. Los terroristas fueron abatidos por la policía mientras hacían proclamas yihadistas.

Tres días después fue abatido Abouyaqoub en un camino rural de Sant Pere Molanta, tras escapar a pie desde Sant Just Desvern el mismo día 17.

Aragonés recuerda las víctimas del 17-A y sus familias

"Aquel fatídico 17-A nos ha marcado por siempre jamás". El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha tenido palabras de recuerdo para las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils de 2017, después de que la Audiencia Nacional haya condenado a 53 años y medio y 46 años y medio de prisión a los principales acusados de los hechos. 

"Hoy, más que nunca, un recuerdo para todas las víctimas y todo el calor a las familias. Y no olvidamos tampoco el trabajo hecho aquellos días por los cuerpos de seguridad y emergencias", ha publicado Aragonés en Twitter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento