Optimistas
El optimismo es una condición humana universal y que no conoce fronteras.

A pesar de las penurias que está dejando la crisis económica en todo el mundo, de las guerras y el hambre, y de la nueva epidemia de gripe, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Kansas y la empresa de demoscopia Gallup concluye que los seres humanos son optimistas por naturaleza. Y los españoles se sitúan en el grupo de cabeza en esta percepción.

El optimismo es una condición humana universal y que no conoce fronteras

Los datos de una encuesta de Gallup condujeron a esta conclusión, con más de 150.000 participantes adultos que fueron encuestados en un total de 140 países, representativos del 95% de la población del globo.

Un 85% de los encuestados a nivel mundial están convencidos de que los próximos cinco años serán buenos o mejores para el conjunto del mundo en comparación con la situación actual, y el 95% espera que su propia vida sea igualmente buena o mejor en ese mismo plazo de tiempo.

Por países, el nivel de optimismo más elevado se da en Irlanda, Brasil, Dinamarca y Nueva Zelanda, y también aparecen otros países como España o Estados Unidos, Canadá o los países nórdicos.

Con el menor nivel de optimismo se cuentan buena parte de los países africanos, Oriente Medio y este europeo, destacando Zimbabwe, Egipto, Haiti y Bulgaria.

Llama la atención el contraste entre el alto optimismo español y el bajo de nuestros vecinos peninsulares, los portugueses.

"Estos resultados proporcionan evidencia de conjunto respecto a que el optimismo es un fenómeno universal", declaró Matthew Gallagher, especialista de la Universidad de Kansas y responsable del estudio. A su juicio, factores demográficos (como la edad o el nivel de renta) solo influyen de forma relativa en el nivel individual de optimismo.