Mil barcos inundarán la ría para la salida de la Volvo Ocean Race

Embarcaciones de Suecia, Holanda, Reino Unido, España y Portugal desbordarán las plazas de atraque disponibles en los 12 puertos deportivos del área metropolitana de Vigo.
El puerto deportivo del Náutico, al fondo, tiene una lista de espera de 50 barcos.
El puerto deportivo del Náutico, al fondo, tiene una lista de espera de 50 barcos.
Lalo R. Villar
La Volvo Ocean Race promete ser una prueba de fuego para los puertos deportivos de la ría de Vigo. El aluvión de embarcaciones que prevé la organización para el próximo 12 de noviembre pondrá de manifiesto la escasez de plazas de atraque en el área metropolitana.

El director de salida de la regata, César Elízaga, espera medio centenar de embarcaciones fletadas por empresas y otras mil de particulares procedentes de Suecia, Reino Unido, Holanda, Portugal y otros puertos españoles. Por su parte, la Xunta gestiona la presencia de barcos tradicionales, modelos antiguos (tall ships) y  una dotación de la Escuela Naval Militar de Marín.

Hoy, en la ría de Vigo, es preferible fondear que buscar un punto de atraque. Los doce puertos deportivos en funcionamiento suman en total 2.250 plazas, a las que se añadirán en breve las 158 de la Marina Dávila, en Bouzas, y las 335 de Punta Lagoa (A Guía). El 95%, sin embargo, están ocupadas.

Listas de espera

La demanda ha acabado por acercar el deporte náutico a la sanidad. Dársenas como las del Real Club Náutico o el Liceo Marítimo de Bouzas acumulan listas de espera de hasta medio centenar de barcos. No será hasta que se concreten los proyectos de Panxón, Canido, Moaña y Punta Balea, en Cangas, cuando se alcancen la cifra de 3.300 plazas.

Para la Volvo, la organización prevé acomodar a los barcos más grandes y pintorescos en el puerto vigués, junto a los siete que competirán por la victoria. El resto tendrá que arreglárselas, en el mejor de los casos, con la mediación de alguna empresa privada que se encarga de localizar atraques. Si  Vigo no puede dar cobijo a todas estas embarcaciones, siempre se puede fondear en el medio de la ría o buscar una plaza en Sanxenxo.

Por lo pronto, los planes de la Xunta pasan por adelantar la llegada de los barcos participantes al 9 de noviembre. Así, Vigo tendría un protagonismo en la salida que nunca podría alcanzar si, como está previsto, las tripulaciones llegan la víspera. En ello trabaja un vigués del BNG: el director xeral para el Deporte, Santiago Domínguez Olveira.

Una nueva web dentro de la que tiene la patronal provincial (www.cep.es) informa sobre la regata.

Hotel a hotel

Cinco estrellas: Sólo un hotel de lujo. Los Escudos (Alcabre), abierto en junio, tiene 56 habitaciones.

Cuatro estrellas: El tramo más explotado. Siete hoteles suman 766 cuartos.

Tres estrellas: Siete establecimientos se reparten las 543 habitaciones.

Dos estrellas: La ciudad oferta 217 habitaciones en cinco hoteles distintos.

Un estrella: Los más numerosos, once, pero sólo con 301 habitaciones.

Faltan 53 días y aún hay camas

La marea de visitantes que la Xunta espera para la Volvo se hace de rogar. A sólo 53 días del pistoletazo de salida de la regata, los hoteles todavía no han colgado el cartel de completo. Sólo el 70% de las camas, unas 2.500 según los hosteleros (Ahosvi), están ocupadas para el fin de semana del 12 de noviembre.

Marcial Escudero, portavoz de Ahosvi, explica que los visitantes buscan hoteles de cuatro o cinco estrellas cercanos a la costa. Se trata, según la organización, de europeos (Reino Unido y Alemania) y estadounidenses de entre 30 y 50 años de edad, vinculados al mundo de la empresa privada y con un nivel de vida medio-alto o alto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento