Así ha sido el emocionante reencuentro entre Luna, voluntaria de Cruz Roja, y Abdou: "Jamás podré olvidar su gesto"

Las imágenes de los miles de ciudadanos africanos llegados a las costas de Ceuta en una crisis migratoria sin precedentes en España han dado la vuelta al mundo y no han dejado indiferente a nadie. Detrás de una de estas fotografías que han encogido el corazón a lectores y espectadores se encuentra Luna, la joven trabajadora de la Cruz Roja que trataba de consolar este martes a uno de los recién llegados a la ciudad autónoma. ​ ​Tiene 20 años, es de Móstoles y se encuentra en Ceuta -ciudad natal de su madre, Inma- para hacer las prácticas del Grado Superior de Integración Social, según recoge la cadena Ser. Allí intentó aliviar el sufrimiento de quienes acababan de llegar a suelo español, entre ellos, un joven migrante que la abrazaba desconsolado mientras ella le ofrecía agua y respaldo. ​ ​"Se me cae el puto alma al suelo", se desahogaba Luna en su cuenta de Twitter (Hija del camino) para resumir todo lo que había sentido durante el día, de acuerdo con El Mundo. Y añadía: "No creo en ningún Dios, pero estoy segura de que si viviera las situaciones que ha vivido esta gente lo haría".
Luna, voluntaria de Cruz Roja, abrazando a Abdou, senegalés que llegó a Ceuta

Las imágenes del abrazo protagonizado por Luna, la joven trabajadora de la Cruz Roja que trataba de consolar a un recién llegado a la comunidad autónoma, se han convertido en todo en un símbolo de la crisis migratoria en Ceuta.

De él solo se sabía que era senegalés y que había sido devuelto a Marruecos tras llegar a nado a las cosas de Ceuta, pero este lunes un equipo de RTVE lo ha localizado y ha podido conocer su historia. Tiene 27 años y se encuentra actualmente en Casablanca. Él y su hermano mayor salieron de Senegal, donde vivían con su abuela, hace cinco años.

Este lunes el joven se ha reencontrado por videollamada con Luna y le ha agradecido lo que hizo por él: "Jamás podré olvidar su gesto". También ha dicho, muy emocionado, que le gustaría volver a verla para agradecerle personalmente su gesto y que no entiende los ataques machistas y racistas hacia Luna: "Ella solo hizo su trabajo".

Según ha podido saber RTVE, Abdou lleva cuatro años en Marruecos y había intentado cruzar la frontera con su hermano en varias ocasiones. Cuando se enteraron de que Marruecos estaba abriendo sus fronteras con España, caminaron toda la noche desde Tánger hasta Castillejos, en la frontera con Ceuta.

Una vez allí se lanzaron al mar y llegaron nadando a la playa del Tarajal. Abdou llegó exhausto y desesperado a Ceuta, su hermano estaba inconsciente y tenía el pulso muy bajo. A día de hoy todavía no sabe nada de él, y le ha pedido a Luna que averigüe si está vivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento