Los forenses desbaratan la defensa del Rey del Cachopo: la prueba de ADN dice que el cadáver es Heidi Paz al 99,99%

El juicio contra César Román, el Rey del Cachopo, en la Audiencia Provincial de Madrid, por la muerte de Heidi Paz, cuyos restos fueron hallados descuartizados en una maleta, ha seguido este miércoles con la declaración de trece testigos. Entre ellos ha estado Gema Román Viruete, hermana del acusado, que ha defendido la inocencia de su hermano manifestando que no es una persona violenta ni controladora, así como que poco antes del crimen que se le imputa le comentó que tenía intención de cerrar sus negocios en Madrid e irse fuera al haber detectado un desfalco en sus negocios de sidrerías.
Imagen de César Román durante el juicio.
Audiencia Provincial de Madrid
Los forenses que practicaron la autopsia al tronco atribuido a Heidi Paz.
EFE

El cerco se estrecha sobre César Román, más conocido como Rey del Cachopo y principal acusado en el juicio del asesinado de Heidi Paz. Los forenses que hicieron la autopsia al cadáver, encontrado en una maleta en una nave industrial del distrito de Usera, en Madrid, han declarado este lunes. Y aunque han aportado pocas concreciones, han señalado que el cuerpo era de color "blanco moreno" y han aportado unas imágenes que alejan la tesis de la defensa, que se aferra a un primer informe policial en el que se señaló que el cadáver correspondía a una mujer "caucásica", pese a que Paz era mulata. Además, las responsables de los informes de ADN han confirmado que el tronco humano investigado es de Heidi Paz, porque coincide al 99,99% con el ADN de su madre.

"La sensación general que nos dio viéndolo en directo fue la de que era una piel blanca morena", han señalado los forenses Juan Carlos Gómez y Emilio Donat, que han rechazado enmarcar el cuerpo en ninguna raza concreta al ser ese diagnóstico "una prueba antropológica que no solo se basa en el color de la piel". Junto a esta certeza, también han explicado que el presunto asesino de Paz sabía cortar, una información por la que ha preguntado la Fiscalía, que ha intentado desde el comienzo del proceso relacionar la destreza en la cocina de Román con la disección del cuerpo, en un estado de descomposición cuando se encontró

Según los forenses, los cortes fueron "limpios" y todo indica a que se hicieron para evitar que se supiera que el cadáver pertenecía a Paz. Con este fin, el presunto asesino llegó incluso, tal y como han narrado los forenses, a realizar un corte en el abdomen para eliminar la marca de la cesárea de Paz, a la que también, una vez muerta, se cortaron las prótesis mamarias. "En el torso no hay ningún dato que indique que tenía prótesis", han añadido los forenses.

Una vez que la tesis de la raza caucásica iba perdiendo fuerza, la defensa de Román ha optado por incidir en las dudas de los forenses sobre otros aspectos de la muerte. Primero le han preguntado si podían asegurar que la muerte se produjo el 5 de agosto de 2018, ocho días antes de que apareciera el cuerpo en una nave en la que se pudo triangular el teléfono de Román, cuyo ADN también apareció en la maleta donde se depositó el tronco de Paz con sosa cáustica. "No podemos establecer una data, en el informe primero hablamos de 'pocos días'", han respondido ambos. Después, la defensa ha preguntado por el motivo de la muerte, a lo que ha contestado la jueza: "Ya han dicho que con lo que tenían del cuerpo no podían esclarecer el motivo de la muerte".

El cadáver es de Heidi Paz al 99,99%

También han rechazado la principal defensa de Román las responsables de los informes de ADN, una agente de la Policía Científica y una titulada superior en Actividades Técnicas y Profesionales. Las dos han asegurado que el cadáver encontrado en la maleta era el de Heidi Paz al 99,99%, ya que coincide con el de su madre, Gloria, que declaró en la segunda sesión del juicio. En la prueba que se realizó, la compatibilidad entre ambas mujeres fue del 99,9985%. “Es aproximadamente cinco millones de veces más probable” que Gloria y Heidi fueran madre e hija que si se hubiera realizado este análisis a cualquier otra ciudadana.

Además, las responsables han asegurado ante la jueza y el jurado popular que deliberará sobre las peticiones de las partes que el ADN del Rey del Cachopo se halló en la maleta donde se ocultó el cuerpo. Esa maleta fue reconocida como propiedad de Román por la madre de la víctima cuando declaró en la segunda sesión del juicio. Según han explicado, una vez se detuvo al acusado el 16 de noviembre de 2018 en un restaurante de Zaragoza se le tomaron muestras y se halló compatibilidad. También en la tapa de los dos botes de sosa cáustica, producto utilizado para acelerar la descomposición del cuerpo, que se encontraron en la nave.

El miércoles, las partes elevarán sus informes definitivos. Por ahora, la Fiscalía pide 15 años de prisión y la acusación popular, 25,

Mostrar comentarios

Códigos Descuento