Los balnearios españoles se revuelven contra Ione Belarra

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra.
La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra.
EFE

El sector de los balnearios se ha revuelto contra la decisión del Ministerio de Derechos Sociales de aplazar hasta octubre el inicio del programa de termalismo social del Imserso y ha llamado a la ministra Ione Belarra a que adopte las medidas precisas para que el programa se inicie en julio.

El malestar que hoy ha dejado patente el presidente de la Asociación Nacional de Balnearios (Anbal), Miguel Mirones, por este asunto en Fitur 21 refleja la dependencia que tiene este segmento del presupuesto estatal, además de la "necesidad de mejorar en infraestructuras, conocimiento, formación y comercialización", en opinión de Consell, consultoría que certifica destinos de salud.

El presidente de Anbal, que acusa a Belarra de "volver la espalda" a un sector con 7.000 trabajadores directos y 12.000 indirectos y a los 110 municipios cuya actividad económica principal es la del balneario, denuncia que todo se debe a un problema burocrático.

"Al ministerio no le ha dado tiempo a hacer los trámites en tiempo y forma para poner ya en marcha el programa, pero es incomprensible que con el tiempo que han tenido no hayan afrontado este tema", explica y asegura que desde el pasado octubre su asociación lleva "planteando soluciones para que esto no ocurriera al Imserso, a la Secretaría de Estado y al entonces ministro Pablo Iglesias".

Más de 30 años con este programa

El Imserso cuenta desde hace 32 años con este programa específico de balnearios, que se desarrolla de febrero a diciembre y ofrece 208.000 plazas. En la actualidad permanecen cerrados prácticamente los 110 balnearios que hay repartidos por las diferentes comunidades autónomas y muchos están pendientes de este programa para su reapertura.

Según Anbal, el Imserso les transmitió inicialmente que el programa de termalismo empezaría en primavera, pero ahora les dice que no es posible hacerlo hasta octubre. Con el levantamiento del estado de alarma el pasado 9 de mayo y la elevada tasa de vacunación de la población mayor, los balnearios quieren abrir en julio. "Al sector no le vale la apertura en octubre, tiene que producirse en julio", subraya su presidente.

Desde el Ministerio de Derechos Sociales señalan que "el Imserso trabaja ya en la reanudación del programa" y que "éste se pondrá en marcha tan pronto como sea posible, en el momento en que las condiciones de pandemia permitan que los mayores puedan acudir a estos centros con total seguridad". Recuerdan también que los balnearios "pueden perfectamente abrir este verano y desarrollar su actividad normal, más allá del programa del Imserso".

El problema es que el Gobierno pidió en 2008 un esfuerzo a los balnearios para que duplicaran su número de plazas, de forma que más del 50 % son plazas reservadas por el Estado y ahora les resulta muy complicado comercializarlas en poco tiempo.

Experta en certificar internacionalmente destinos de salud, la consejera delegada de Consell, Carolina Rodríguez, cree que el turismo de Salud y Bienestar está pujando cada vez con más fuerza, pero que en España "hace falta profesionalizarlo y sacarlo de donde está para hacerlo más fuerte y que sea el que garantice las estancias en el destino".

Gran potencial de crecimiento

España, con un "grandísimo potencial" en este segmento, sí es un mercado de referencia en el llamado turismo médico, sobre todo como destino de tratamientos de fertilidad, traumatología y cardiología. La CEO de Consell explica que balnearios y hoteles especializados en salud podrían ser "complementarios" de ese turismo médico garantizando la estancia en programas de bienestar.

Aunque España aún no tiene ningún destino de salud certificado por Consell, Tenerife se perfila como el primero que podría conseguirlo y Barcelona y Valencia también se han mostrado interesadas. A pesar del miedo a los contagios y del hábito de guardar las distancias de seguridad que está dejando la pandemia, los expertos coinciden en que la Covid-19 puede impulsar el turismo de bienestar porque los viajeros buscan más que nunca recuperar el estado físico y anímico.

La CEO de Consell, que recuerda por ejemplo que utilizar instalaciones como la sauna refuerza directamente el sistema inmune, lamenta que en España falte formación para potenciar estas áreas. Critica también que los balnearios "vivan mirando al ombligo de España", cuando en su opinión lo que deberían hacer es mirar a otros mercados especialmente habituados a visitar este tipo de establecimientos.

"Si un alemán sale de trabajar y se va al 'spa' y se va de vacaciones a zonas termales ¿Por qué en España no se comercializan todos los espacios termales increíbles que tiene en los mercados extranjeros?", se pregunta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento