Logo del sitio

Xerostomía, ¿qué es y cómo se puede tratar el síndrome de la boca seca?

El hecho de aspirar y resoplar constantemente por los cigarrillos también puede llevar a un oscurecimiento de los labios. Se pueden resecar y hacerse más gruesos.
Los labios agrietados y la pastosidad de la boca permanente son síntomas de la xerostomía.
Pixabay/Marisa_Sias

Tener la boca seca puede deberse a diferentes motivos, pues la falta deshidratación o respirar de agitadamente debido al estrés o ansiedad puede hacer que la boca se nos seque. Sin embargo, hay personas que siempre tienen la boca seca, constantemente, sin motivo aparente. Esto es la xerostomía. 

¿Qué es la xerostomía?

El Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial (NIDCR) explica que la xerostomía "es un problema médico en el que no se tiene suficiente saliva para mantener la boca húmeda". Se trata de una sequedad persistente que no está relacionada con el estrés ni con la ansiedad, tampoco con el envejecimiento.

El problema es que cuando la boca no produce la suficiente saliva el riesgo de caries aumenta. También puede haber problemas para descomponer los alimentos, tragar, controlar la aparición de hongos en la boca... Aunque no le solamos dar importancia a la saliva, nos ayuda a mantener la boca sana. 

Algunas personas mayores tienen xerostomía, pero asociar este problema al envejecimiento es un error

¿Qué es lo que provoca el síndrome de la boca seca?

Las causas de la xerostomía son diversas. Haber pasado por tratamientos como la radioterapia o la quimioterapia puede provocar que aparezca el síndrome de la boca seca. Esto es debido a que estos tratamientos han podido dañar las glándulas salivales por la exposición a la radiación o por los medicamentos.

También, en el caso de que haya un daño en los nervios debido a una lesión en la cabeza o en el cuello tras un accidente, el síndrome de la boca seca puede aparecer. Esto significa que hay daños que impiden que se envíen señales a las glándulas salivales para que produzcan saliva. 

Sus síntomas son muy característicos. Conviene prestar atención a los labios agrietados, tener la lengua áspera y seca, presencia habitual de llagas en la boca, mal aliento, una sensación de ardor en la boca o problemas para masticar y saborear la comida. También, la sensación de tener pegajosa la boca es habitual.

Tratamientos para la xerostomía

Tanto el médico de cabecera como un dentista pueden diagnosticar xerostomía y lo importante es iniciar un tratamiento lo antes posible. No obstante, hay que determinar cuál es la razón que está provocando la aparición de este síndrome de la boca seca para que el tratamiento sea completamente eficaz.

Si son los medicamentos los causantes del síndrome de la boca seca, lo adecuado sería ajustar la dosis o probar a cambiar de fármaco. En algunos casos, según indica el NIDCR se recetan sustitutos de saliva. Los hay en formato de gel, spray o colutorio tal y como informa el artículo Sustitutos de la saliva en el tratamiento de la xerostomía. El alivio al usarlos es inmediato.

Una buena rutina oral en casa es importante para tratar la xerostomía

Para el resto de los casos, habrá que analizar cada caso en particular, pero hay algunas recomendaciones que se deberían tener en cuenta. Abandonar malos hábitos como el tabaco o el alcohol es fundamental, pues contribuyen a aumentar la sequedad en la boca. Con todo, beber mucha agua es fundamental.

No nos podemos olvidar de mantener una buena rutina oral, es decir, una adecuada limpieza de la boca. Si con todo esto no es suficiente y por la noche, al dormir, los síntomas empeoran, el uso de un humidificador puede ser de gran ayuda. Se estima que la xerostomía puede afectar al 30% de la población en general. Por lo tanto, conocer este síndrome es importante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento