Mario Delgado, investigador del CSIC: "Me preocupa la entrada en España de enfermedades tropicales"

  • El CSIC acaba de publicar el libro blanco 'Challenges in Biomedicine & Health', donde aborda los nuevos desafíos globales a los que se a los que enfrenta la biomedicina.
  • "El reto de aumentar la supervivencia en el cáncer a un 70% en 10 años es posible con los medios adecuados".
Mario Delgado es investigador en el CSIC y uno de los coordinadores del libro blanco Challenges in Biomedicine & Health
Mario Delgado es investigador en el CSIC y uno de los coordinadores del libro blanco 'Challenges in Biomedicine & Health'
Cedida / CSIC

Si la ciencia ha logrado encontrar una vacuna contra el SARS-CoV-2 en apenas un año, ¿qué pasaría si se pusiera el mismo empeño y dinero en combatir otros grandes retos de la medicina moderna, como el cáncer o las enfermedades infecciosas? Eso es precisamente lo que ha querido reflejar en CSIC en el libro blanco Challenges in Biomedicine & Health, que aborda los nuevos desafíos globales en biomedicina y salud y los medios humanos y materiales que necesitamos para alcanzarlos en las próximas décadas. Mario Delgado, Profesor de Investigación del CSIC y Director del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra de Granada, y uno de los coordinadores del libro, nos habla de algunos de los retos que podemos alcanzar en los próximos años si se ponen los medios a disposición para lograrlo.

Trabaja en el campo de la biomedicina, que es todavía muy desconocido. ¿Qué aplicaciones tiene en la medicina propiamente dicha?

La biomedicina es el campo de estudio de los mecanismos que gobiernan las enfermedades para proponer nuevas herramientas de diagnóstico y terapéuticas, sería la parte más básica antes de llegar a la clínica, la investigación dirigida a proponer nuevos tratamientos y herramientas de diagnóstico.

Dentro de los retos en la medicina y la salud, de los que habla el CSIC en el libro blanco, se encuentra el cáncer, las enfermedades infecciosas, las enfermedades raras, el dolor crónico o las alergias alimentarias. ¿Por qué son estos los retos más importantes?

Hemos acortado en siete grandes retos porque todos ellos son importantísimos, pero podíamos haberlo ampliado más, como con las enfermedades autoinmunes, por ejemplo. Aunque creemos que estos son los retos en los que podemos coordinarnos para alcanzarlos en un tiempo prudencial y los que se han identificado el CSIC, Europa y prácticamente todos los países occidentales como los retos más importantes en medicina en los próximos 20-30 años, antes de que se convertirán en algo inabordable.

“Esta pandemia nos ha demostrado que cuando trabajamos juntos y con dinero, los problemas se resuelven rápidamente”

Y es que, no solo nos estamos enfrentando ahora a una pandemia causada por un virus, sino que nos enfrentamos a ellas constantemente. El cáncer es una pandemia, las enfermedades raras en su conjunto también, las alergias alimentarias las sufre el 7% de la población, y va en incremento… y tenemos que crear nuevas formas de abordarlas. Por ejemplo, en España, una de las cosas que más me preocupa es la entrada de enfermedades de tipo tropical porque el cambio climático y las corrientes migratorias están haciendo que entren virus y parásitos para los que nos estamos preparados porque las considerábamos enfermedades del tercer mundo. En este libro blanco ponemos las bases de qué tenemos que hacer en las próximas dos o tres décadas para que nos pille por sorpresa y estar preparados. Hemos identificado los retos, los medios que necesitamos para conseguirlos y les hemos puesto fechas realistas.

Decís que a estos retos hay que enfrentarse de manera ‘holística’, y multidisciplinar en tres niveles investigación básica, clínica y social…

Sí, cualquier abordaje de cualquiera de estos retos tiene que ser multidisciplinar y es algo posible porque ya lo hemos hecho con el coronavirus. Hemos demostrado que estábamos preparados para trabajar juntos y coordinados, solo que hasta ahora no había habido esta necesidad de coordinación, de puesta en marcha de iniciativa comunes… y cuando ha ocurrido nos hemos sorprendido gratamente de que podíamos hacerlo. Como nos hemos dado cuenta de que este es el camino y de que podemos hacerlo, no podemos olvidarnos cuando la crisis del coronavirus pase. Todos tenemos que entrar en la ecuación: investigadores, médicos, sociedad, gobiernos y farmacéuticas, que hasta ahora estábamos hablando idiomas diferentes y muchas veces la biomedicina ha olvidado este abordaje multidisciplinar. Solo tenemos que focalizamos en lo que es importante y poner plazos razonables, porque a veces nos perdemos en los plazos, y mientras los científicos que trabajan en la básica no tienen prisa, las farmacéuticas quieren soluciones ya.

A veces parece que la ciencia avanza mucho en algunas áreas en las que se investiga mucho, como el cáncer, pero los avances reales tardan en llegar…

Sí, es así… La medicina es a largo plazo, y a veces las empresas quieren resultados a corto plazo, y eso es imposible. El paso desde la investigación básica hasta que llega a la clínica es enorme y la tasa de éxito es muy baja. De cada 100 noticias que se dan sobre un avance prometedor en un modelo animal, por ejemplo, en el mejor de los casos llegará a ser un tratamiento eficaz uno por diversos motivos, y precisamente por eso hay que seguir proponiendo nuevas alternativas, para que haya una base de propuestas muy alta. Hay que hacer llegar a la sociedad que se están haciendo cosas y que el dinero se invierte en proponer muchas alternativas, porque una de ellas terminará siendo eficaz.

"La medicina es a largo plazo. A veces las empresas quieren resultados a corto plazo, y eso es imposible"

La crisis del coronavirus nos ha hecho enfrentarnos a uno de los mayores retos sanitarios que se recuerdan. Ahora que parece que estamos saliendo gracias a la rápida reacción de la ciencia, ¿qué lección podemos sacar de todo esto?

Que si hay interés y medios, se puede solucionar todo rápidamente. Y en este caso, había muchos intereses, no solo sanitarios, también socioeconómicos. Hay mucho talento en España, en Europa y en el mundo, sólo hace falta mantener el interés. Lo que nos ha demostrado la pandemia del coronavirus, es que cuando la ciencia se pone a trabajar junta, coordinada y especialmente con dinero, se resuelven los problemas rápidamente. Y, como decía, también ha sido es buen ejemplo del enfoque multidisciplinar. Mientras se investigaba la vacuna, buscábamos tratamientos entre los muchos que teníamos para otras enfermedades y nos enfocábamos en la prevención y para eso se necesita implicar a la sociedad en su conjunto, desde las personas que tienen que cumplir las normas de distancia social, los ingenieros que han ideado nuevos sistemas de investigación, mascarillas, etc. Ahora queda seguir investigando tratamientos específicos para esta y otras enfermedades infecciosas, también de cara a futuras pandemias, e investigar para que esto no vuelva a ocurrir, y para eso necesitamos a la sociedad en su conjunto.

"El reto de aumentar la supervivencia en el cáncer a un 70%  en 10 años es posible con los medios adecuados"

Más dinero, más medios y más colaboración, ¿es siempre igual a resultados más rápidos o es más complejo?

Viendo que hemos conseguido varias vacunas en un año cuando normalmente se tardan 10, ¿por qué no podemos conseguir resolver los retos que nos planteamos con el cáncer si se pone el mismo interés? De hecho, el reto que se plantea en este libro blanco sobre el cáncer es aumentar la supervivencia en el cáncer hasta el 70% en 10 años. Y si decimos que el reto es este es porque se puede conseguir con los medios adecuados y remando todos en la misma dirección. Y todos son todos, desde el químico, el biólogo, el médico, el físico que ayude a elaborar herramientas de diagnóstico rápido, ingenieros… e incluso a las ciencias sociales… A todos los campos del saber.

¿Por qué es tan importante estudiar las dimensiones socioculturales, políticas, históricas y económicas para afrontar estos retos?

Porque si no, estamos quitando de la ecuación muchos factores, y la ciencia es solo una parte de ella. No podemos tratar, por ejemplo, una enfermedad relacionada con la alimentación si no tenemos en cuenta que hay diferentes grupos étnicos cuya alimentación es diferente o abordar una enfermedad infecciosa provocada por la picadura de un mosquito sin tener en cuenta los movimientos migratorios o sin informar a la gente que con una mosquitera o sin acercarse a las charcas donde crían los mosquitos se puede solucionar. A veces ser capaces de comunicar eso a la sociedad es más importante que encontrar una terapia. Y en eso los medios de comunicación también son muy importantes, para garantizar que los mensajes lleguen de manera veraz, luchar contra las fake news, las pseudociencias…

Según tu experiencia de todos los retos que planteáis en este libro blanco, ¿cuál crees que estamos más cerca de resolver?

De todos estamos cerca, por eso los proponemos, no son utopías… Proponemos retos en un periodo de tiempo determinado, por eso, unos son a 10 años, y otros a 30, pero todos son posibles, tanto reducir la mortalidad del cáncer en un 30% o combatir las alergias alimentarias. Hace unos años, por ejemplo, la terapia génica parecía una utopía y hoy es una realidad en algunos tratamientos contra el cáncer, por ejemplo, y la cubre el sistema nacional de salud. Y es cara porque es muy personalizada, pero si se usa mucho, el precio bajará. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento