De la Cúpula de Hierro a los cohetes Qassam: el armamento que se usa en el conflicto entre Israel y Palestina

Así funciona la Cúpula de Hierro, el escudo antimisiles de Israel.
Así funciona la Cúpula de Hierro, el escudo antimisiles de Israel.
Carlos Gámez
Así funciona la Cúpula de Hierro, el escudo antimisiles de Israel.
Carlos Gámez

La incontrolada escalada de violencia que vive Oriente Medio por el siempre latente conflicto israelí-palestino no da tregua y parece encaminada a una nueva intifada, la insurrección popular palestina protagonizada por los jóvenes frente a las soldados israelíes. Por ahora, los enfrentamiento se han saldado con 228 palestinos muertos en Gaza - entre ellos 65 niños- y 12 personas fallecidas en territorio israelí.

Se trata de una lucha desigual, ya que Israel es muy superior en todos los aspectos, ya que se trata de un estado militarizado con un fuerte apoyo económico de los Estados Unidos. Esta circunstancia provoca que entre los instrumentos bélicos con los que cuenta un bando y otro haya un abismo, tanto en coste como en tecnología y eficacia. 

Hasta el 20 de mayo, las milicias palestinas han lanzado en torno a 4.000 cohetes desde Gaza hacia Israel, según ha informado el Ejército israelí. Del total de disparos, unos 600 fueron fallidos y cayeron dentro del mismo enclave, pero la gran mayoría fueron interceptados por el sistema de defensa denominado Cúpula de Hierro (Iron Dome en inglés), que tiene una efectividad del 90%.

La Cúpula de Hierro es el sistema antimisiles desarrollado por el Gobierno de Israel a través de la empresa estatal Rafael Advanced Defense Systems con sede en la localidad de Haifa. La finalidad de este instrumento bélico es interceptar y destruir cohetes y proyectiles lanzados contra la población civil. 

En la actualidad, Israel cuenta con diez baterías del sistema. Cada una de ellas tiene tres o cuatro lanzacohetes con 20 misiles cada uno, lo que supone que dentro del sistema hay entre 800 y 600 misiles. Interceptar un solo cohete palestino tiene un coste de unos 60.000 euros. 

Pero el poderío de Israel se basa en mucho más que en el Iron Dome. El país hebreo tiene un potencial muy superior al palestino por tierra, mar y aire, donde los aviones de combate F-35, F-16 y F-15 marcan la diferencia. Hasta el momento, el Ejército israelí ha realizado más de un millar de ataques contra objetivos de las milicias de los grupos islamistas Yihad Islámica y Hamás.

Así funciona la Cúpula de Hierro, el escudo antimisiles de Israel.
Así funciona la Cúpula de Hierro, el escudo antimisiles de Israel.
Carlos Gámez

Un arsenal menos sofisticado pero numeroso y variado

Los palestinos, sin embargo, poseen un arsenal menos sofisticado, aunque muy numeroso y variado que podría alcanzar los 15.000 cohetes, según cálculos hechos por Israel. 

La mayor parte de los misiles de la Yihad Islámica y Hamás son fabricados dentro del enclave de Gaza en talleres clandestinos con un coste que rondarían los 650 euros por pieza. Las milicias se nutren además de armamento gracias a la ayuda de países afines como Irán, que produce armas pesadas para grupos armados leales. Los misiles suelen introducirse a través de túneles desde la península egipcia del Sinaí.

La mayoría de los cohetes que se lanzan desde el enclave pertenecen al modelo Qassam, que se empezó a usar en la segunda intifada (entre septiembre de 2000 y febrero de 2005). Se trata de un arma con un alcance de 10 kilómetros pero con muy poca precisión, lo que provoca que en muchos casos exploten en el aire o impacten en el propio territorio de Gaza. 

Las milicias disponen también de baterías de misiles Grad, de origen soviético y con un alcance de hasta 55 km, y de misiles guiados antitanque Kornet, de fabricación rusa. En cuanto a los cohetes de mediano y largo alcance, los grupos armados cuentan con el M-75 (hasta 75 km), el Fajr y J-80 (hasta 100 km), el R-160 (hasta 120 km) y el M-302 (hasta 200 km).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento