Absueltos dos acusados de violación, en contra del criterio de la Fiscalía, porque las víctimas tardaron en denunciar

  • La Audiencia de Lugo absuelve a un acusado de violación porque ella "se fue de vacaciones a Mallorca".
  • Algunos juristas denuncian la existencia de "prejuicios de género" que piden combatir.
  • La mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura pone el acento en "el derecho a la presunción de inocencia".
Una mujer con un cartel en el que reza 'Vivas nos queremos' durante la manifestación feminista en la Puerta del Sol con motivo del 8-M de 2019.
Una mujer con un cartel en el que reza 'Vivas nos queremos' durante la manifestación feminista en la Puerta del Sol con motivo del 8-M de 2019.
Óscar J.Barroso/AFP7 / Europa Press

En la noche del 5 de diciembre de 2018, miles de mujeres tomaron las calles de las principales ciudades españolas. Al grito de "hermana, yo sí te creo", salieron a protestar contra la confirmación de la sentencia contra los cinco miembros de La Manada por parte de la Audiencia Provincial de Navarra. Se les condenó a nueve años de cárcel por un delito de abuso sexual. Meses más tarde, el Tribunal Supremo corrigió a los magistrados navarros y aumentó la pena hasta los 15 años por haber violado en grupo a una joven en los sanfermines de 2016.

Más de dos años después, algunos juristas denuncian que se siguen produciendo sentencias "discutibles"  y condicionadas por "prejuicios de género". Otros expertos, en cambio, recuerdan la importancia de respetar la presunción de inocencia. Son recientes dos casos. El pasado 10 de mayo, la Audiencia Provincial de Lugo acordó la absolución de un hombre que fue acusado de agresión sexual por su exnovia, con la que estuvo un año y medio. El 8 de abril, la Audiencia de Cádiz tampoco dio credibilidad a una menor que denunció haber sido agredida sexualmente por su exnovio. En ambos casos, la Fiscalía pedía elevadas penas de prisión.

"Se fue de vacaciones a Mallorca"

En el primero de los casos, los tres magistrados gallegos -dos mujeres y un hombre-, no dieron credibilidad al testimonio de la joven. Entre otros elementos, señalaron que tardó un mes en denunciar, no acudió al psiquiatra después de la supuesta violación, y "se fue de vacaciones a Mallorca". La sentencia, a la que ha tenido acceso 20Minutos, da la razón a la versión del hombre, que mantuvo que se trató de una relación sexual consentida y acusó a la denunciante de estar movida por "un ánimo de resentimiento", al comenzar él una relación con una "conocida suya". 

La Fiscalía pedía para el hombre siete años de prisión, pero la Sala acordó no condenarle porque "la prueba esencial", la declaración de la víctima, no tenía "suficiente consistencia para quebrar la presunción de inocencia del acusado".

A juicio del tribunal, la reacción de la víctima "no se compadece" con la de una persona "que fue víctima de una agresión sexual brutal". En este sentido, señala la Audiencia que ella "no acudió al médico" pese a que llegó a "sentir un dolor enorme"; no se puso en contacto con su psiquiatra, "pese a que refirió que estaba en estado de shock"; "y se fue de vacaciones a principios de julio". "Todas estas circunstancias, unidas a la interposición de la denuncia más de un mes después de la agresión, diluyen la credibilidad del relato", sentenciaron. 

"Muchas dudas" sobre el relato de la víctima

Una tardanza de cuatro meses en denunciar fue también uno de los argumentos de la Audiencia Provincial de Cádiz para absolver al otro hombre acusado de agresión sexual. El tribunal aseguró que no querían decir que la víctima no decía la verdad, pero señalaban que había "muchas dudas" respecto a su versión que provocaban que esa prueba, la única, no era suficientemente válida para condenar al joven, al que la menor acusaba de agredirla sexualmente, amenazarla y lesionarla pese a haber mantenido una relación sentimental durante tres meses en el verano de 2016. En este caso, la Fiscalía pedía para el denunciado 11 años y ocho meses de prisión. 

El acusado sostuvo que no había mantenido relaciones sexuales con la menor en los tres meses que duró su relación, pero ella descubrió al poco tiempo que se había quedado embarazada. La denunciante sostuvo en un principio que las relaciones fueron consentidas, aunque a instancias de una tercera persona denunció que había sido víctima de esa agresión sexual. En la propia sentencia, el tribunal admitió que "en este tipo de delitos difícilmente aparece una víctima narrando desde el primer momento actos degradantes y libidinosos", aunque prevaleció finalmente la "desnaturalización" de su testimonio. 

¿Existen "prejuicios de género" contra las víctimas?

María Jesús del Barco, portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura –mayoritaria en la carrera judicial–, explica a 20 Minutos que no se ha de juzgar "con o sin perspectiva de género", sino que se debe observar en todos los casos "el derecho a la presunción de inocencia, un derecho fundamental".

Yolanda Rueda, magistrada en la Audiencia Provincial de Barcelona, sostiene por su parte que elementos como "irse de vacaciones" o "estar bien" en apariencia, no deberían restar credibilidad a las denunciantes, porque "no hay una sola forma de ser víctima", como acreditan "decenas de estudios". "Juzgar con perspectiva de género es hacerlo sin prejuicios que jueguen en contra de la víctima", dice.

María Luisa Maqueda, catedrática de Derecho Penal en la Universidad de Granada, recuerda finalmente que en el caso de 'La Manada', el Tribunal Supremo tuvo que "hacer recapacitar" a la Audiencia Provincial, cuya sentencia corrigió al alza.

Actualmente, el Gobierno trabaja en la Ley de Libertades Sexuales, impulsada por el Ministerio de Igualdad, que prevé considerar agresión todo acto sexual "sin consentimiento". Algunos colectivos, como la asociación Mujeres Juezas, se pronunciaron a favor de la norma, mientras que el Consejo General del Poder Judicial advirtió de que implicaba el "riesgo de afectar a la presunción de inocencia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento