El Gobierno anuncia un "refuerzo inmediato" de 150 policías y 50 guardias civiles para frenar las llegadas a Ceuta

Marlaska traslada su "absoluta cooperación" ante la presunta trama de corrupción en Valencia
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.
Europa Press

El Ministerio del Interior anunció este lunes que habrá un "refuerzo inmediato" en Ceuta, con 50 efectivos de la Guardia Civil y 150 agentes de la Policía Nacional, después de que 2.700 personas migrantes hayan entrado en la ciudad autónoma a la carrera y a nado en las últimas horas. Los guardias civiles reforzarán "los lugares de paso más susceptibles", mientras que los policías agilizarán "los trámites de devolución" de estas personas. Interior recuerda que "las autoridades españolas y marroquíes acordaron recientemente la devolución a Marruecos de los ciudadanos de ese país que accediesen a nado".

La decisión se ha adoptado en una reunión de coordinación de urgencia presidida por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para dar respuesta a la situación en Ceuta, a la que asistieron, entre otros, el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez; la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea; el director general de la Policía, Francisco Pardo; la directora general de la Guardia Civil, María Gámez; y la directora general de Relaciones Internacionales y Extranjería del Ministerio, Elena Garzón.

El Gobierno insiste en que trabaja "sin descanso" para establecer un "marco de corresponsabilidad" entre la Unión Europea y Marruecos "que permita afrontar el reto de la gestión de los flujos migratorios", así como para "dar respuesta" a la situación que se vive en Ceuta. Para ello, se han establecido contactos entre los ministerios del Interior y de Asuntos Exteriores, así como con la Delegación del Gobierno en Ceuta, con la Presidencia de la ciudad y con "autoridades marroquíes", aunque Interior no especifica a qué nivel.

La llegada de personas migrantes comenzó al filo de las 2,00 horas de la madrugada de este lunes por el espigón norte del perímetro fronterizo y durante la noche y todo el día se ha extendido también al Tarajal, en el extremo sur, por donde los marroquíes, en su mayoría jóvenes varones pero también mujeres e incluso niños, han superado la barrera fronteriza. A última hora de la tarde, la Delegación del Gobierno cifró en 2.700 las llegadas, lo que implica que se trata de una de las jornadas migratorias más críticas de los últimos años.

Tensión con Marruecos

Las relaciones entre España y Marruecos están en un momento de alta tensión, especialmente desde que el Gobierno decidió aceptar el ingreso en un hospital de Logroño del jefe del Frente Polisario, Brahim Ghali, hace ya semanas. Ghali llegó en un avión privado desde Argelia, tras rechazar Alemania la entrada en su territorio. Ghali está acusado de delitos de genocidio, asesinato, torturas y desapariciones y fue imputado en 2016 por la Audiencia Nacional, donde tiene pendiente declarar.

En abril, Marruecos recibió de urgencia al embajador de España en Marruecos, Ricardo Díez-Hochleitner Rodríguez, para expresarle su malestar, y el Gobierno del país vecino avisó recientemente a España de que no debe "minimizar el impacto grave" de la crisis actual. Algunos analistas consultados por 20minutos ya habían pronosticado que, de proseguir la tensión con Marruecos, podría incrementarse la presión migratoria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento