Consultorio de Sexo: "Estoy embarazada de tres meses, las relaciones ahora me producen un rechazo enorme, ¿por qué?"

Una mujer embarazada.
Una mujer embarazada.
CANVA

Ya tienes aquí una nueva entrega del consultorio de sexo que cada semana te trae 20minutos. Para plantear tu pregunta escribe a consultoriosexo@20minutos.es.

Estas son las respuestas de esta semana que ha dado nuestro experto, Santiago Frago. Puedes consultar su web aquí.

Qué me excita

PREGUNTA ¿Es posible lograr dejar de excitarse al ver imágenes eróticas o de sexo? Quisiera que eso no me excitara, sino que yo decida con qué me quiero excitar; ocurre que hasta al ver mi propio cuerpo lo sexualizo y me ha causado muchos dolores de cabeza.

RESPUESTA DEL EXPERTO El erotismo constituye un jeroglífico personal muy singular, de carácter biográfico y conformado por una serie de elementos que lo hacen único y exclusivo en cada persona.

El amor y la biología inician un diálogo donde los deseos, las fantasías y las imágenes se tiñen de educación y cultura para concretar la realidad bio-psico-social que somos.

Tu deseo viene a recordarte qué tipo de fantasías, recuerdos o imágenes necesita para movilizar tu respuesta sexual.

Si el trío se vuelve en mi contra

En ese momento tus valores, tu biografía y la cultura que te rodea han de conciliarse, integrarse y no luchar entre sí. Y en todo caso eres tú, en último término, quien decidirá exponerse a lo que te excita, porque, eso sí, es decisión tuya.

PREGUNTA Tengo una maravillosa relación desde hace tres años; ella tiene 47 años y yo 55. Somos divorciados. Es una mujer con gran cultura, femenina, simpática, bonita y muy sensual. Yo también tengo un poco de todo eso, creo. Me hace muy feliz. El nivel de confianza es muy grande.

Hemos introducido juguetes en la relación, nos enviamos videos sensuales. Ella me comentó de grabarnos y me parece bien, pero ahora soy yo el que ha desencadenado una idea, obsesiva, que me quita el sueño.

Le he propuesto un trío, con un amigo mío de la infancia. Al principio ella se sintió muy decepcionada y triste. Pero poco a poco parece que lo aceptaría. Ella lo conoce y les he dado los teléfonos.

Ahora soy yo el preocupado y no sé si puedo llegar a perder esta relación que me hace tan feliz y que saca todos mis instintos sexuales a flor de piel. Intento no pensar, pero tengo dudas.

RESPUESTA DEL EXPERTO Entrar en un marco erótico liberal, donde las parejas buscan personas con quienes compartir cuerpo y no corazón, requiere conversaciones pausadas, sinceras y relajadas donde cada cual exponga su punto de vista sobre el tema y que permita valorar las ventajas e inconvenientes de la decisión.

El marco liberal ofrece diversos escenarios: pubs liberales para iniciarse, circuitos liberales online y encuentros privados con una persona o pareja concreta tras conocerse vía telemática. En vuestro caso tu propuesta es específica, en el sentido de haber elegido a la persona con quien queréis compartir una experiencia erótica, persona a la que además tenéis como amigo.

Hecha esta reflexión, es importante que vuestra relación de pareja esté en un buen momento en las diversas esferas: emocional, erótica y de convivencia, además de asumir la inevitable gestión emocional de las inseguridades personales y/o celos.

Si las dudas y miedos persisten lo adecuado es esperar un tiempo a madurar la decisión y/o buscar asesoramiento profesional sexológico para que os indiquen qué conviene tener en cuenta ante la nueva experiencia.

Recurrir a la prostitución

PREGUNTA Tengo 22 años, soy hombre y virgen. Estoy sufriendo la presión de amigos míos, que quieren que me estrene con un servicio de prostitución. Dos de ellos (la pandilla somos 6) me han confesado que han recurrido ya a esto.

No me gusta la idea, pero no sé qué me aconseja. Me parece algo degradante, pero la realidad es que existe. Por mi timidez, va a ser difícil que encuentre una pareja, eso sí que lo sé. Me cuesta relacionarme con las mujeres y ninguna se va a fijar en mí. Agradezco su consejo.

RESPUESTA DEL EXPERTO La realidad de la prostitución ha generado siempre un controvertido debate; se dice no debe considerarse un trabajo regulable, pero tampoco un delito si no es consecuencia del tráfico de personas.

Legalizar, regularizar, despenalizar y abolir son verbos que se repiten en el debate social. Hay países que la consideran un trabajo y lo regulan, otros son abolicionistas porque lo consideran una violencia a la mujer, otros la consideran una actividad ilegal y otros países persiguen al cliente que quiere adquirir ese servicio.

¿Pero, qué dicen las trabajadoras del sexo? Es una respuesta con muchas caras y muchos prismas.

Lo evidente es que hay que perseguir el tráfico de personas y la prostitución forzosa, pero también lo es la necesidad de acabar con la estigmatización de las trabajadoras del sexo que hacen de la prostitución un trabajo y no su vida.

La timidez no debería ser un motivo para acudir a la prostitución y mucho menos la presión de tu grupo de amigos. Si además consideras que te parece una actividad poco edificante y alejada de tus valores, no creo sea una decisión acertada ir a probar.

Tu percepción de que no gustas a nadie y de que nadie se va a fijar en ti es una percepción muy limitada y con seguridad poco compartida en tu entorno de amistades.

Las nuevas tecnologías dan acceso a redes de contacto que deberías explorar y que te facilitarían el encuentro con personas que viven una situación similar a la tuya.

Sexo durante el embarazo

PREGUNTA Estoy embarazada de tres meses. He leído mucho sobre el sexo en la embarazada y he hablado con amigas que ya han sido madres (este va a ser mi primer hijo). El caso es que las amigas me dicen que es en el segundo trimestre cuando más se goza con el sexo.

Pero a mí me produce un rechazo enorme ahora, justo cuando se supone que debía ser lo mejor. Mi marido empieza a mosquearse y no quiero que esto afecte a nuestra relación, pero es que no tengo ningún deseo.

A ver si me puede orientar para tener esas ganas, porque es superior a mis fuerzas el rechazo que me produce tener relaciones (ya en el primer trimestre fueron escasas). Muchas gracias.

RESPUESTA DEL EXPERTO Los efectos del embarazo sobre la respuesta sexual humana (RSH) no son uniformes y cada pareja es única. Siendo el deseo erótico el elemento más versátil y dispar.

Tus amigas quizá hayan vivido una sexualidad durante su embarazo más ajustada a lo que suele ser lo habitual, es decir, un patrón similar al que te expongo:

· Primer trimestre: sorpresa, expectación, desazón, incertidumbre, complicidad, malestares suaves y donde el deseo es caótico.

· Segundo trimestre: Tranquilidad, confianza, nuevo cuerpo erótico y el deseo es oscilante, aunque suele aumentar por incremento de la vascularización genital.

· Tercer trimestre: Malestar, menores energías, preparativos mentales, nuevo cuerpo, expectación y menor deseo quizá debido a incomodidad y miedos.

Durante el embarazo no solo no hay que poner la vida sexual entre paréntesis sino que puede ser una inmejorable ocasión para redescubrir y descifrar nuevas claves eróticas de la pareja, y todo ello más allá de la genitalidad.

El tener “pocas” relaciones eróticas no siempre ha de preocuparos, es más problemático el perder el contacto “piel a piel”, por ello os invito a que durante algún tiempo os dediquéis al contacto piel a piel sin que ello dé lugar, inevitablemente, a un encuentro erótico explícito.

Os sugiero que ambos asumáis que tu deseo esté afectado por tu momento de versatilidad hormonal y evitéis añadir hipotecas al deseo. Me refiero a que como mujer embarazada debes permitirte no tener deseo, agradecer el sentirte una mujer deseada y tu pareja entender que el deseo y la obligación son incompatibles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento