Primeras reacciones en Buckingham Palace a las críticas del príncipe Harry a su padre, Carlos de Inglaterra

Carlos de Inglaterra y su hijo, el príncipe Harry.
Carlos de Inglaterra y su hijo, el príncipe Harry.
GTRES

Ha sido una reacción en cadena que, por si fuera poco, ha supuesto la gota que colma el vaso de la paciencia. No tanto el de la reina Isabel II, que aunque atiende los asuntos sigue de duelo por la muerte de su esposo, sino del heredero, Carlos de Inglaterra, que no solo tuvo que ver cómo su hijo pequeño, el príncipe Harry, aireaba ante Oprah Winfrey que su relación estaba rota y que no se hablaban, sino que ahora ha vuelto a arremeter contra él en un nuevo medio aprovechando su "libertad" en California, Estados Unidos.

Hay malestar en Buckingham Palace, es innegable. El duque de Sussex intervino recientemente en el podcast presentado por Dax Shepard Armchair Expert, donde trató temas de salud mental. Y en esa entrevista aseguró que él padecía "un dolor genético" por todos los años en los que su padre descuidó su cariño y su afecto, cuestionando sus modos de enseñanza.

"Me trató de la misma manera en la que lo trataron a él", explicó, añadiendo que si se había ido de la familia real británica era para "romper el ciclo de dolor" que le había transmitido el príncipe de Gales en su infancia y adolescencia, algo que él no quería con Archie y con la niña que está en camino.

Sus declaraciones no dejan lugar a dudas y atacan no solo a su progenitor sino también a sus abuelos, por lo que varios asistentes de palacio, de forma anónima, se han puesto en contacto con el Daily Mail para explicar la situación, que no puede ser más crispada, con cada vez más voces exigiendo que se les retiren todos y cada uno de sus títulos tanto a Harry como a Meghan Markle y que si bien por no se planean movimientos en este sentido, la presión existe y los duques no cesan de acaparar méritos para ello.

"Están horrorizados de que haya podido hacerle esto a la reina justo cuando el duque de Edimburgo acaba de ser enterrado. Implicar a su abuelo en esto ha sido no solo irrespetuoso por su parte sino que les ha dejado en shock", comentan los informantes.

Califican de "lamentable falta de compasión" los modos del príncipe, así como que sus palabras han dejado a unos desconcertados y a otros furiosos, aunque todos con un sentimiento alto de traición. "El duque de Sussex ha pasado una gran cantidad de tiempo enfatizando que no es diferente a los demás y atacando a la institución que, según él, le ha causado tanto dolor", afirman desde palacio.

"En la familia hay una sensación cada vez mayor de que si le disgusta tanto la institución no debería tener sus títulos. Deberían dejarse estos en barbecho, de modo que sigan existiendo pero por ahora sin ser utilizados. Deberían convertirse en únicamenete Harry y Meghan. Y si se niegan, que salgan a explicar el porqué", puntualizan.

¿Y Lady Di?

Las críticas del príncipe Harry a su padre también ha abierto un debate sobre la casi deificación de Diana de Gales. La periodista Amanda Platell, también trabajadora del Daily Mail, ha asegurado de hecho que Lady Di "no fue una santa" y que tuvo varios amantes, algunos de ellos ya casados cuando mantuvieron el affair.

"A todos nos decían -y yo era la editora jefa- cuándo y dónde iba a estar para que pudiéramos tomar una fotografía en la que se pudiera ver a la 'pobre Diana abandonada'", ha explicado Platell sobre los trucos del gabinete de comunicación de la madre de Harry y el príncipe Guillermo.

La intención de su artículo, explica la periodista, es "arrojar un poco de objetividad sobre el papel de Lady Di y Carlos como padres" atendiendo a los dos lados de la ecuación y no solo a lo que hizo el príncipe de Gales. "El caso es que Harry tuvo dos padres infieles y que, lamentablemente, no se querían. La vida es mucho más complicada de lo que parece", argumenta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento