Unas 5.000 personas entran en Ceuta en plena polémica entre Marruecos y el Gobierno: hay al menos un fallecido

El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil rescata a una niña que ha llegado a la playa del Benzú junto a otra mujer, a 17 de mayo de 2021, en Ceuta (España).
La Guardia Civil rescata a una niña que ha llegado a la playa del Benzú.
EFE
La Delegación del Gobierno en Ceuta ha cifrado a última hora de la tarde en más de 3.000 el número de ciudadanos marroquíes que han accedido irregularmente a la ciudad autónoma durante este lunes bordeando los espigones marítimos fronterizos del Tarajal y Benzú ante la pasividad de las fuerzas de seguridad del país vecino, que según fuentes policiales no están haciendo "nada" para contener la salida de compatriotas hacia la localidad española.

La Delegación del Gobierno en Ceuta cifró a este lunes por la noche en alrededor de 5.000 el número de ciudadanos marroquíes que habían accedido irregularmente a la ciudad autónoma durante la jornada, bordeando los espigones marítimos fronterizos del Tarajal y Benzú, y ante la pasividad de las fuerzas de seguridad del país vecino, que, según fuentes policiales, no estaban haciendo "nada" para contener la salida de compatriotas hacia la localidad española.

Según confirmó la propia Delegación del Gobierno, un hombre perdió la vida ahogado al tratar de acceder a Ceuta a través del Tarajal. Se trata de un adulto marroquí que falleció en la orilla y que no respondió a las maniobras de reanimación practicadas por efectivos de la Guardia Civil y la Cruz Roja.

Sobras las 23.00 horas, aprovechando la noche, una decena de personas, en su mayoría adolescentes, trataban de cruzar a España a pie y por carretera, siguiendo así los pasos de los centenares que lo hicieron a lo largo del día.

Apoyo militar

Varias unidades del Ejército de Tierra comenzaron este mismo lunes por la noche a colaborar en las labores de control de las calles de Ceuta, uniéndose al dispositivo especial puesto en marcha por la entrada de los inmigrantes.

El Ejército se dirigió a las naves del Tarajal, donde se concentraban muchos de los inmigrantes que entraron este lunes, principalmente los menores de edad, segúninformaron a Efe fuentes policiales.

La intención era que la presencia de los militares pudiese permitir mantener la calma en estas zonas, así como en otros lugares donde se estaba comprobando la presencia de grupos de inmigrantes marroquíes que deambulaban por la ciudad.

También fueron activados los integrantes de la Unidad de Apoyo Logístico número 23 (ULOG-23), con la intención de habilitar literas para los inmigrantes que han entrado.

El Ministerio del Interior ya había enviado 200 agentes de Policía de refuerzo a Ceuta -50 guardias civiles y 150 policías nacionales- para proteger los lugares más susceptibles de paso desde Marruecos, así como para devolver a los ciudadanos de este país que crucen la frontera a nado.

Menores y devoluciones

De todas las personas que accedieron a Ceuta este lunes, y según la Delegación del Gobierno, algo más de un tercio, unas 1.500, aseguraron ser menores de edad a su llegada a territorio nacional, lo que impedirá la devolución inmediata del contingente que esperan poder realizar las autoridades españolas a partir de los contactos establecidos entre los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores con el reino alauita.

En este sentido, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya dijo este lunes por la noche en una entrevista en el programa Hora 25 de la Ser, que España devolverá "a su lugar de origen" a los inmigrantes que hayan llegado a Ceuta de forma irregular, y aseguró que, de hecho, ya se estaba procediendo a esta devolución.

La Comandancia General de Ceuta ofreció 300 literas militares para acoger en las naves de los polígonos comerciales del Tarajal, en su inmensa mayoría vacías desde el cierre de la frontera el 13 de marzo de 2020 por la pandemia, a los recién llegados, que están siendo sometidos a pruebas de covid-19.

El Centro de Coordinación (CECOR) de Ceuta, formado por la Administración General del Estado y la Ciudad Autónoma, acordaron este lunes por la noche reforzar los espigones y la frontera así como habilitar un campo de fútbol para acoger a los inmigrantes que han entrado en la ciudad.

Oleada desde la madrugada

La oleada migratoria comenzó al filo de las 2.00 horas de la madrugada de este lunes por el espigón norte del perímetro fronterizo, y durante la noche y todo el día se extendió también al Tarajal, en el extremo sur, por donde los marroquíes, en su mayoría jóvenes varones pero también mujeres e incluso niños, superaron la barrera fronteriza sin ningún control.

Fuentes de la Delegación del Gobierno indicaron que este dato evidencia que se ha tratado de una de las jornadas migratorias más críticas a las que se ha enfrentado Ceuta en los últimos años. Los inmigrantes desbordaron incluso la capacidad de acogida de la nave industrial del Tarajal, donde tienen que guardar la cuarentena por la covid-19, que estaba preparada para albergar a unas 200 personas.

La Guardia Civil y la Cruz Roja se vieron desbordadas para atender a los que iban llegando. Un portavoz del instituto armado señaló que habían salvado la vida de por lo menos cuatro inmigrantes que estaban a punto de morir ahogados, entre ellos una niña de unos 10 años.

Las escenas de personas entrando a la carrera por las dos fronteras o bien a nado, aprovechando que la marea estaba baja, se sucedieron a lo largo del mediodía y primeras horas de la tarde, ante la imposibilidad de la Guardia Civil de poder hacerles frente.

Fuentes policiales informaron de que se produjo un "efecto llamada" que provocó que centenares de personas se encontrasen este lunes en la población marroquí de Castillejos -distante unos dos kilómetros de la frontera ceutí-, a la espera de poder entrar en la ciudad española. "Lo peor puede estar por llegar", comentó un agente.

Conflicto con Marruecos

Mientras, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, aseguró este lunes que no le consta que pueda ser una medida de presión de Marruecos por la presencia del líder del Frente Polisario en un hospital español.

"No, no nos consta", fue la escueta respuesta de la ministra a su llegada a un acto de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) al ser preguntada por la presencia en un hospital de Logroño por razones humanitarias del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Más tarde, preguntada en la mencionada entrevista en la Ser si esta llegada masiva podía interpretarse como una represalia marroquí, González Laya afirmó que no puede hablar "por Marruecos", pero sí puede decir "que lo que nos han asegurado hace unas horas es que esto no es fruto del desencuentro y en todo caso no siendo esta una cuestión nueva para España".

Lo ocurrido este lunes en Ceuta, añadió la ministra, "no es una cuestión habitual, pero tampoco es nueva".

"Garantizar la integridad de nuestras fronteras"

"Acabo de hablar con el presidente de Ceuta para apoyarle en la grave crisis migratoria que sufre nuestra ciudad autónoma", escribió el líder del PP, Pablo Casado, en su cuenta de Twitter. 

"El Gobierno de España debe garantizar de inmediato la integridad de nuestras fronteras y coordinar con Marruecos la devolución de los inmigrantes a su país", añade.

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, anunció que el martes se desplazará a Ceuta para "apoyar a nuestros compatriotas". "Marruecos está invadiendo #Ceuta con miles de asaltantes por la inacción cobarde y criminal del Gobierno que ha rendido nuestra frontera sur", afirmó este lunes por la noche en un mensaje difundido en las redes sociales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento