Primera semana del juicio al Rey del Cachopo: ¿A sus anchas?

El Rey del Cachopo, con su abogada en el juicio.
El Rey del Cachopo, con su abogada en el juicio.
TSJM

"Es un encantador de serpientes". Así definió un testigo, fuera ya del juicio, a César Román, acusado de descuartizar a su novia. Pocas veces se ha visto a un acusado estar tan a sus anchas en el banquillo como al Rey del Cachopo, pero su actitud desafiante tiene las horas contadas, según varios analistas consultados.

Román se sentó el pasado martes en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid para responder por la muerte de Heidi Paz. Fueron más de cuatro horas de monólogo más que de declaración, porque el Rey del Cachopo se explayó todo lo que quiso, sin que apenas se le interrumpiera.

Hasta llegó a decir que su supuesta víctima estaba viva. Y si alguien la había matado, no había sido él. Se encargó de deslizar insinuaciones para desviar la atención hacia otros posibles autores con algún móvil que daría para un guion de película.

Por la sala de vistas han ido pasando esta semana algunos testigos que han contradicho su versión y que le han descrito como un hombre maltratador y violento.

Queda mucho juicio aún y muchos testimonios que serán clave, desde los policías que han llevado la investigación, hasta los forenses e, incluso, algunos amigos del acusado.

Su defensa insiste en su inocencia y, sobre todo, en que hubo muchos errores en la investigación, como refleja un informe de parte de criminólogos que no ha sido admitido por el tribunal.

El juicio ha levantado expectación. Online lo han seguido dos veteranos investigadores que prefieren mantener el anonimato y a los que ha consultado para conocer su opinión sobre el acusado y su declaración.

Sus delitos no son viscerales

¿Un psicópata? A esta pregunta no duda en contestar afirmativamente uno de los dos expertos, quien le define como un maltratador que, además, "minimiza a la mujer".

"Es frío y sus delitos no son viscerales. Tiene una capacidad cognitiva alta", añade el otro investigador, a quien le ha llamado mucho la atención cómo el acusado, al que tilda de "estafador", se dirige a su abogada, a la que le pasa las preguntas que tiene que hacer.

Frente a otros acusados, el Rey de Cachopo no mantiene el rol que le corresponde en un juicio, de "sumisión" a su defensa. Todo lo contrario, opinan los expertos. "Solo hay que fijarse en cómo mira, cómo sostiene la mirada, cómo indica con la mano, cómo cuida su imagen de superpulcro".

Para los consultados, otro rasgo de su posible psicopatía es la voluntad de "despersonalizar" a su víctima descuartizándola. Y cómo quiere someter a su control a las personas que considera "inferiores". Un afán de sometimiento que no es más que un afán de poder, continúan los expertos.

César Román, un "engreído que ha falsificado hasta su personalidad", es inteligente y su inteligencia no se ve mermada por sus emociones, a pesar de que se está dando cuenta de lo que le puede caer.

Pero su cabeza "va a mil revoluciones" y es capaz de procesar todo rápidamente para dar una respuesta a lo que se le pregunta, como ha demostrado en su declaración, según estos dos investigadores.

Deseos de control y fama

Los expertos consultados han percibido cómo el acusado intenta dar a sus "mentiras" un grado de veracidad "impresionante" y le definen como un "manipulador embaucador" con muchas ganas de liderar. Quiere tener control y fama, apostillan.

Y si algo les ha llamado la atención a estos dos expertos es su actitud "totalmente inusual" y, a la vez "lamentable" en el juicio, "llegando a apuntar con el dedo" a miembros de la sala.

"Lo normal es que el acusado se ponga nervioso ante la sala, porque impone. Pero él se ha mostrado descarado y desafiante. Y peliculero", apostilla uno de los expertos.

Muy sorprendidos se muestran también de que su declaración durara tanto y de que no se le cortara en sus manifestaciones, en las que además "puso en duda de que el cuerpo fuera de Heidi Paz".

Independientemente de que quiera defenderse y de su derecho a ello, a ambos expertos les ha parecido "inaudita" la actitud del acusado, que ha querido involucrar a la víctima en turbios asuntos como el narcotráfico.

De todos modos, estos dos investigadores creen que hay indicios suficientes para acusar al Rey del Cachopo de la muerte de Heidi Paz, pero no quieren adelantar acontecimientos en espera de las pruebas periciales.

Mientras, el acusado sigue tranquilo. Acudió a la Audiencia Provincial el día 10 con ganas de demostrar su inocencia, según manifestó a su llegada. Tras la cuarta sesión del juicio, algún periodista le preguntó si estaba más bajo de ánimo. Respondió con un "no" rotundo

Mostrar comentarios

Códigos Descuento