Dos colorantes alimentarios pueden estar relacionados con los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal

  • Un estudio en ratones ha puesto el foco en los colorantes alimentarios artificiales FD&C Rojo 40 y Amarillo 6.
El colorante artificial Rojo 40 se suele emplear en la industria alimentaria como un aditivo en dulces, galletas, gelatina o bebidas.
El colorante artificial Rojo 40 se suele emplear en la industria alimentaria como un aditivo en dulces, galletas, gelatina o bebidas.
PIXABAY

Los colorantes alimentarios artificiales pueden jugar un papel importante a la hora de activar los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) cuando el sistema inmunitario se ha desregulado, han informado investigadores de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí, en Estados Unidos. Este estudio, publicado en la revista Cell Metabolism en mayo, es el primero en mostrar este fenómeno.

El estudio, realizado en ratones, descubrió que los animales desarrollaban colitis cuando consumían alimentos con los colorantes alimentarios artificiales FD&C Rojo 40 y Amarillo 6 cuando un componente específico de su sistema inmunitario, conocido como citoquina IL-23, estaba desregulado.

Aunque no está claro si los colorantes alimentarios tienen efectos similares en los seres humanos, los investigadores tienen previsto investigar exactamente cómo la citocina IL-23 promueve el desarrollo de la colitis tras la exposición a los colorantes alimentarios.

La colitis es una forma de enfermedad inflamatoria intestinal (EII), y se sabe que la desregulación de la citocina IL-23 es un factor de desarrollo de la EII en humanos. Actualmente se utilizan con éxito en los pacientes medicamentos que bloquean su función. Los colorantes alimentarios, como el rojo 40 y el amarillo 6, se utilizan ampliamente en alimentos, bebidas y medicamentos. Estos dos colorantes alimentarios son los más utilizados en el mundo.

Tanto la predisposición genética como los factores ambientales parecen influir en el desarrollo de la EII, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo, pero los factores ambientales exactos siguen siendo difíciles de determinar.

Experimento en ratones

Para el estudio, los investigadores crearon modelos de ratón con una expresión desregulada de la citocina IL-23. Para su sorpresa, los ratones con la respuesta inmunitaria desregulada no desarrollaron la enfermedad inflamatoria intestinal de forma espontánea, a pesar de que la desregulación de la IL-23 es un factor en las personas que padecen la enfermedad.

Cuando recibieron una dieta con los colorantes alimentarios Rojo 40 o Amarillo 6, los ratones alterados desarrollaron colitis. Sin embargo, los ratones que recibieron la dieta con colorantes, pero tenían un sistema inmunitario normal no desarrollaron la EII.

Para demostrar que el colorante alimentario era realmente el responsable, los investigadores alimentaron a los ratones alterados con dietas sin el colorante alimentario y con agua que lo contenía; en ambos casos, la enfermedad se desarrolló cuando los ratones consumieron el colorante, pero no de otra forma. Repitieron este hallazgo con varias dietas y varios colorantes alimentarios.

"Los cambios drásticos en la concentración de contaminantes en el aire y el agua y el mayor uso de alimentos procesados y aditivos alimentarios en la dieta humana en el último siglo se correlacionan con un aumento de la incidencia de enfermedades inflamatorias y autoinmunes", ha señalado en un comunicado el autor principal Sergio Lira, profesor de Inmunología en el Instituto de Inmunología de Precisión en Icahn Mount Sinai.

"Se cree que estos cambios ambientales contribuyen al desarrollo de estas enfermedades, pero se sabe relativamente poco sobre cómo lo hacen", ha añadido. "Esperamos que esta investigación sea un paso hacia la comprensión del impacto de los colorantes alimentarios en la salud humana", ha concluido Lira.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento