Por qué algunos pacientes dan positivo en Covid-19 mucho después de curarse

  • Una investigación sostiene que las secuencias genéticas del SARS-CoV-2 pueden integrarse en el genoma de la célula huésped.
Imagen de archivo de una prueba PCR.
Imagen de archivo de una prueba PCR.
Europa Press

Aunque no suele ser lo habitual, puede ocurrir que haya pacientes ya recuperados de la Covid-19 que den positivo en una prueba PCR realizada varias semanas o incluso meses después de haber pasado la enfermedad.

Un nuevo estudio llevado a cabo en el Instituto Whitehead (EE UU) y liderado por el profesor de biología del MIT Rudolf Jaenisch pretende ofrecer una respuesta a esta cuestión. 

El artículo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, sostiene que las secuencias genéticas del virus SARS-CoV-2 pueden integrarse en el genoma de la célula huésped a través de un proceso llamado transcripción inversa. Estas secciones del genoma pueden entonces "leerse" en el ARN, que potencialmente podrían ser recogidos por una prueba de PCR, explican.

Tal y como indican los investigadores, el SARS-CoV-2 no es el único virus que se integra en el genoma humano, ya que "alrededor del 8% de nuestro ADN está formado por restos de virus antiguos", sostienen. Algunos de estos virus, llamados retrovirus, dependen de la integración en el ADN humano para replicarse.

El investigador biomédico del Instituto Whitehead Liguo Zhang, asegura que "el SARS-CoV-2 no es un retrovirus, lo que significa que no necesita transcripción inversa para su replicación". Sin embargo, Zhang añade que "se han detectado secuencias de virus de ARN no retrovirales en los genomas de muchas especies de vertebrados, incluidos los humanos".

Por este motivo, Zhang y Jaenisch comenzaron a diseñar experimentos para probar si esta integración viral podría estar sucediendo con el coronavirus que causa la enfermedad de la Covid-19.

Para ello, llevaron a cabo tres técnicas de secuenciación de ADN diferentes. En todas las muestras, los investigadores encontraron fragmentos de material genético viral. En una inspección más profunda, el equipo de Zhang y Jaenisch examinaron el ADN que flanqueaba las pequeñas secuencias virales en busca de pistas sobre el mecanismo por el que llegaron allí. En estas secuencias circundantes, los investigadores encontraron el sello distintivo de una característica genética llamada retrotransposón.

Los transposones, denominados 'genes saltarines', son secciones de ADN que pueden moverse de una región del genoma a otra. Un transposón común en el genoma humano es el retrotransposón LINE1, explican los investigadores.

Según el biólogo Rudolf Jaenisch, LINE1 podría estar dando acceso abierto al SARS-CoV-2 a nuestro ADN. "Hay una huella muy clara para la integración de LINE1", sostiene Jaenisch. "En la unión de la secuencia viral con el ADN celular, hace una duplicación de 20 pares de bases", añade.

Tras este hallazgo realizado en cultivos de células infectadas en laboratorio, Jaenisch enfatiza que se necesita más información para establecer exactamente cómo de común es este fenómeno en la vida real y qué podría significar para la salud humana.

En un futuro, Jaenisch y Zhang también planean investigar si los fragmentos de material genético del SARS-CoV-2 podrían ser transformados en proteínas por la célula. "Si lo hacen y desencadenan una respuesta inmunitaria, puede proporcionar una protección continua contra el virus", concluye Zhang.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento