Un año de cárcel por grabar a su hija en el baño para comprobar si sufría anorexia

  • La joven está ahora a tratamiento por desorden alimenticio.
  • No podrá acercarse a sus dos hijas ni su ex mujer durante cinco años.
  • Tendrá que pagar una multa de 1.080 € y una indemnización de 6.000.
Un vecino de Balaguer, Jorge M.V., ha sido condenado a un año de prisión por un delito de revelación de secretos por haber instalado una cámara en el baño de su casa para grabar a su hija adolescente ante de las sospechas que tenía anorexia. El hombre colocó la cámara para comprobar si su hija se provocaba el vómito. El condenado no estaba equivocado, ya que la chica está ahora a tratamiento por este desorden alimentario, según publica

Los hechos ocurrieron en 2007 cuando Jorge M.V., ya separado de la madre de sus dos hijas, sospechó que una de ellas sufría anorexia. La adolescente no lo admitía y por ello la estuvo grabando durante varias semanas, de forma que también vulneró la intimidad de la otra hija. Sólo el padre y el abuelo sabían que se había instalado la cámara de vídeo. Además, el condenado destruía las cintas tras visionarlas.

El hombre se ha conformado con una pena de un año de prisión y una multa de 1.080 euros (un año a 3 euros diarios). Tampoco podrá comunicarse ni acercarse a menos de 150 metros de sus dos hijas ni a su ex mujer durante cinco años. El padre también deberá abonar 3.000 euros a cada una de las hijas por daños morales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento