Blas Cantó brilla en su primer ensayo en Eurovisión 2021 con una actuación marcada por la intimidad y la emoción

Blas Cantó brilló en el Ahoy Arena de Róterdam.
Blas Cantó brilló en el Ahoy Arena de Róterdam.
Raul Tejedor

Vestido totalmente de negro y bajo una luz blanca, Blas Cantó comenzó su primer ensayo para encarar la gran final del Festival de Eurovisión 2021, que tendrá lugar en Róterdam el próximo 22 de mayo. La intimidad y la emoción se convirtieron en las protagonistas de una actuación impecable en la que un prolongado a capella se convierten en el perfecto hilo conductor de la historia personal que hay detrás de Voy a quedarme: "Quería mantener esa sensación de cantar sin nada más, como cuando empecé. Traer ese momento de cuando era niño a Eurovisión", ha explicado el representante español.

"Me he emocionado. El escenario es espectacular", ha confesado el cantante murciano. La propuesta española, ideada por Marvin Dietmann, apuesta por dar todo el protagonismo a Blas que, con su voz y su mirada, rinde homenaje a su abuela, una de las personas más importantes de su vida y a quien está dirigido el tema que representará a España en el festival.

El objetivo principal es que el mensaje de la canción llegue a los espectadores de toda Europa. Por ello se ha optado por prescindir de artificios: la desnudez de la voz del artista al principio y al final de la actuación se convierten en las mejores bazas. Así, a medida que avanza la letra, comienza a crecer y cobrar fuerza la luna, que va iluminando la escena a través de un elemento físico de siete metros de diámetro que, sobre el escenario del Ahoy Arena, proyecta distintas texturas.

La luna va cobrando fuerza a medida que avanza la canción.
La luna va cobrando fuerza a medida que avanza la canción.
Raul Tejedor

Puesto que el elemento principal del tema es la voz, no podían faltar los coros, que cobran un gran protagonismo en la segunda parte de la canción. Además de los coros presenciales y en directo, Cantó ha elegido por incluir voces pregrabadas, una medida que estrena el espectáculo en esta edición y que, en opinión del cantante, aporta "modernidad y frescura" al festival. Sobre el escenario, junto a Blas Cantó, estarán sus cinco coristas: Alba Gil, Héctor Artiles, Daira Monzón, Irene Alman y Dángelo Ortega.

La intimidad y la emoción son las grandes protagonistas.
La intimidad y la emoción son las grandes protagonistas.
Raul Tejedor

Tras el primer ensayo, el artista ha dedicado unos minutos a las preguntas de los medios de comunicación internacionales. Un momento para compartir sus primeras sensaciones sobre las tablas neerlandesas. "Cuando era un niño me imaginé en sueños estar en este escenario. Y ha sido impresionante. Los sueños se hacen realidad, me he sentido genial", confesaba Blas.

"Estoy feliz, tenemos que ajustar muchas cosas de sonido, cámaras... pero me siento bien porque cuento mi historia. No es fácil, es duro, pero tengo que admitir que, si pienso demasiado en la historia tras la canción, lloraría todo el tiempo. Prefiero pensar en la gente que está aún con nosotros y hacerlo lo mejor posible con ellos", agregó el cantante. 

"La canción dice 'haré todo lo que pueda por ti, como si tengo que bajar el cielo'... Es lo que prometí a mi abuela. Yo la siento a ella conmigo. Para ser honesto, es muy difícil estar aquí. Pero quiero estar aquí por ella", ha añadido Blas, sin poder evitar las lágrimas. "Lloro todo el rato, pero no quiero llorar en el escenario porque es el momento de mi vida", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento