Centenares de personas reclaman "justicia" por la muerte de Xavi, de 19 años, en la empresa Cidac de Cornellà

Àngel, extrabajador de Cidac, habla en la concentración de este jueves ante la empresa por la muerte de Xavi, un trabajador de 19 años.
Àngel, extrabajador de Cidac, habla en la concentración de este jueves ante la empresa por la muerte de Xavi, un trabajador de 19 años.
Àlex Recolons / ACN

El pasado 30 de abril, Xavi Cayuela, de 19 años, murió mientras trabajaba en la empresa Cidac de Cornellà de Llobregat (Barcelona). El joven quedó atrapado en una máquina de tela asfáltica que, cuenta Francisco Camilo, su tío, "lo engulló y lo destrozó porque el sistema de seguridad estaba roto".

Tanto la familia de la víctima como varios sindicatos han denunciado que las condiciones de la empresa eran "infrahumanas" y "propias del s.XIX" con una "total" falta de seguridad de la maquinaria, instalaciones insalubres y jornadas de "hasta 14 y 15 horas". 

Ante estos hechos, centenares de personas se han concentrado este jueves a las 16:30 horas delante de la empresa al grito de "¡No es un accidente, es un asesinato!" y reclamando "justicia" por la muerte de Xavi. Más adelante, los manifestantes se han dirigido al Ayuntamiento de Cornellà, que, denuncian los sindicatos, no se ha pronunciado sobre lo ocurrido.

Desde el sindicato CGT, señalan que el caso está en manos de un abogado y que estarán pendientes del proceso para personarse como acusación particular en la causa contra la empresa. Por otra parte, junto al colectivo del Baix Llobregat Combatiu, están preparando más acciones.

"Los sistemas de seguridad no se rompen sin más"

"Los sistemas de seguridad no se rompen sin más", cuenta Joaquín Marín, secretario de comunicación de CGT Baix Llobregat, y añade que "cuando un sistema de seguridad falla, la máquina no funciona, pero puentean ese sistema para que haya más producción, para que vaya más rápido y para que no haya que pararla cada vez que se atasca".

"Cogen a críos que necesitan el dinero para ayudar en casa, como es el caso de Xavi, y les dicen que trabajar en esas condiciones es normal"

Además, critica que, en muchas empresas, hay incentivos por mayor producción, aprovechándose, así, de la necesidad, y aumentado la presión y el riesgo: "Te dicen que si haces 200 piezas más, te pagan tanto y, además, que quites ese sensor, que podrás hacer 400".

Lamenta que, de esta manera, "cogen a jóvenes y les hacen creer que trabajar así es normal", y señala que, en esta empresa y no sólo en ésta, "cogen a críos que necesitan el dinero para ayudar en casa, como es el caso de Xavi, y, en el que muchas veces es su primer trabajo, les dicen que trabajar en esas condiciones es normal, que se ha hecho así toda la vida".

En este sentido, añade que "a una persona adulta con una experiencia laboral dilatada, igual le pones esa máquina delante y, si no es una persona que tenga necesidades, te dice que no lo hace, pero se aprovechan de la necesidad y de la inexperiencia. Es el perfil que buscan: gente joven sin experiencia o padres y madres de familia desesperados que necesitan el dinero y no rechistan por miedo al despido".

Otra muerte de un joven el pasado noviembre

Marín cuenta que una mujer se ha puesto en contacto con la familia de Xavi para explicarles que, el pasado noviembre, su hijo de 18 años, Víctor Nuño, murió en circunstancias parecidas en una empresa de Castellar del Vallès cuando llevaba solo 12 días trabajando allí.

La madre de este joven ha contado lo ocurrido en Twitter y ha explicado que han creado la asociación Víctor Nuño Salvador para "realizar formaciones en PRL, informar y concienciar a las empresas y a los chicos con edad de trabajar de la importancia que tiene la prevención de riesgos laborales".

"Las multas salen baratas"

En 2020, 708 personas murieron en España en un accidente laboral, 13 más que en 2019 y pese al parón provocado por la pandemia de coronavirus. Sólo en la industria catalana, fueron 21 las personas que murieron en el trabajo durante el año pasado, más del doble que el año anterior.

"A la que acabe uno en la cárcel, el resto se pondrá las pilas para que en su empresa se haga bien"

Marín señala que parte del problema de la falta de seguridad en las empresas es que "las multas salen más baratas a las empresas que lo que perderían en producción si funcionasen los sistemas de seguridad" y también que despedir a un trabajador que promueve elecciones sindicales para intentar mejorar la situación, como ocurrió en Cidac, es "más común de lo que parece".

Por este motivo, considera que la solución es "más mano dura" con las empresas que no cumplan con la prevención de riesgos laborales. También reclama que se prohíban los incentivos a la cantidad de producción y que los accidentes laborales mortales sean tratados como homicidios: "A la que acabe uno en la cárcel, el resto se pondrá las pilas para que en su empresa se haga bien".

En cuanto a Cidac, desde la CGT señalan que la Inspección precintó la máquina que provocó la muerte de Xavi, pero no cerró la empresa, aunque "al tener sólo una línea de producción, no han podido continuar sin esa máquina y nos ha llegado que han mandado a los trabajadores de vacaciones, algo que también es una anomalía porque este paro no debería ser a cargo de los empleados".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento