Beyoncé pone el Palau al rojo vivo

Un momento de la actuación de Beyoncé en Barcelona.
Un momento de la actuación de Beyoncé en Barcelona.
Andreu Dalmau / EFE

La cantante estadounidense Beyoncé Knowles hizo enloquecer al público congregado en el Palau Sant Jordi de Barcelona con un concierto en el que ha explotado al máximo su baile de curvas, a través de las canciones de su último álbum, I am... Sasha Fierce.

Al igual que hiciera en Madrid el martes, el concierto, dentro de su gira I am...Tour, se inició con el explosivo tema Crazy In Love -media hora más tarde de lo previsto, con una Beyoncé radiante entre las lentejuelas doradas de su maillot-, al que siguieron Naughty Girl -que dio rienda suelta a su cadera-, y éxitos como Irreplaceable, If I Were A Boy y Single Ladies.

Beyoncé asombró con su liderazgo en el escenario -con el que provocó reiteradas ovaciones del público-, que se materializó cuando sorprendió vestida con un minivestido y capa blancos, al estilo de una superheroína -que acabó en un voluptuoso vestido de novia para interpretar una versión del Ave María-.

Las dotes interpretativas de la actriz se hicieron obvias cuando ofreció sus miradas más desafiantes a las cámaras que las proyectaban en el Sant Jordi, pero con la capacidad de no perder la complicidad con el público.

Los fans explotaron con temas de su último álbum como Diva y Halo, y también con su Say My Name, canción de Destiny's Child, grupo al que pertenecía antes de iniciar su carrera en solitario.

Coreografía al milímetro

Una banda compuesta íntegramente por mujeres y una coreografía milimetrada -al nivel de Beyoncé- han acompañado a la cantante nacida en Houston durante el concierto, que ha durado casi dos horas.

El público, rendido ante Beyoncé, se dividió entre el de tacones, purpurina y pendientes con forma de aro, y el de zapatillas y pantalones de rapero, aunque, juntos, no consiguieron llenar el Palau Sant Jordi -hasta la noche anterior del espectáculo se habían vendido 12.000 de las 17.560 entradas disponibles-.

La cantante, de 27 años, confirmó que los bailes explosivos, llenos de cambios de ritmo y de sensualidad que interpreta en sus videoclips, también es capaz de llevarlos a cabo en directo, con la misma energía y favorecida por focos, colores y sus capacidades para una improvisación acoplada al espectáculo.

Los seguidores de Beyoncé en España podrán continuar su veneración con la película Obsesión, que se protagoniza la cantante y que se estrenará en las próximas semanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento