Blanco (Vox), sobre la oficialidad del asturiano: "Es un capricho, no un derecho"

El presidente de Vox y portavoz del partido en la Junta General del Principado de Asturias (JGPA), Ignacio Blanco, ha dicho este jueves que los partidarios de que el asturiano o bable sea oficial en Asturias ni siquiera son partidarios de que la cuestión se someta a referéndum. "Quieren que una casualidad electoral, como la que ocurre en Asturias, que 27 diputados elijan que un millón de asturianos se vean forzados en la administración, en las escuelas y en este caso en la empresa también, con el anuncio del sello de calidad, a utilizar un dialecto que no se utiliza en la calle", ha dicho.

Blanco se ha pronunciado en estos términos en una rueda de prensa ofrecida en el parlamento asturiano, acompañado de la parlamentaria Sara Álvarez, donde han dado a conocer su protocolo interno ante el "acuerdo orquestado entre PSOE e IU" para el uso del asturiano en la Junta General.

Según Blanco, esa oficialidad que algunos pretenden "es un capricho, no un derecho". Además, ha dicho que se trata de un "capricho caro", que costará unos 70 millones de euros anuales. "La oficialidad es un despropósito, cuando hacen falta tantas cosas en Asturias, como UVI móviles, pediatras y cardiólogos en Jarrio, por poner unos ejemplos", ha indicado.

A juicio de Blanco se ha montado "un circo" en el parlamento asturiano en torno al asturiano que es poco beneficioso para aquellos que quieran hablarlo voluntariamente, y muy perjudicial para aquellos que no quieren que se les imponga. En la Junta General, ha añadido, se está dando una imagen que es "pura ficción" porque "se fuerza una imagen del uso del bable que no está en la calle".

"Ni siquiera los diputados de Podemos utilizan el bable en entrevistas en medios de comunicación o en ruedas de prensa, que, sin embargo, pretenden imponer a todos los asturianos", ha comentado.

Además, Blanco se ha referido al anuncio de la consejera de Política Lingüística, Turismo y Cultura, Berta Piñán, de poner en marcha un sello lingüístico de calidad para las empresas "Además de en la educación o en la administración también va a ser obligatorio para las empresas, porque ya empezamos a separar de los buenos, de los malos, los buenos asturianos para la consejera son los que van a tener el sello de calidad lingüístico. Volvemos otra vez a recurrir a recursos públicos para imponer el bable", ha lamentado.

PROTOCOLO INTERNO

En cuanto al uso del bable en la Junta General, Blanco ha dicho que en las intervenciones en las que su grupo no participe, los diputados se abstendrán de solicitar la aplicación del acuerdo de la mesa si se hacen en bable, reservándose la opción de abandonar el órgano en el que se esté exponiendo la iniciativa.

En el caso en que sí tenga que intervenir Vox o sea el proponente de la iniciativa, habrá dos opciones. Si la iniciativa se presenta en español, pero se interviene en bable, solo fijarán posición y votarán exclusivamente sobre lo que figure en ese idioma. "Si se presenta por escrito en bable y la intervención se realiza también en bable, solicitaremos al Presidente del Órgano correspondiente la traducción completa en español", ha añadido.

Ha resumido que Vox estudiará cada caso concreto y actuará de la forma más adecuada a los intereses de los diputados y de "los miles de asturianos". "Nuestros servicios jurídicos están valorando el acuerdo de la mesa de la cámara y también acciones en el caso de que no se atienda el protocolo que hemos elaborado para dar un uso más razonable al uso del bable en la Cámara", ha advertido.

"Vox no está, en ningún caso, en contra de la cultura asturiana, ni de las tradiciones asturianas; estamos en contra de la imposición del bable", ha insistido Blanco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento