Un científico gallego desarrolla un test covid que vale 4 euros, tarda 4 minutos y solo necesita un chip, un móvil y una app

  • El prototipo disminuye sustancialmente el tiempo de espera y el coste respecto a otras pruebas, como la PCR.
  • La prueba diagnóstica tiene una efectividad de entre el 87,1 % y el 90 %, dependiendo del tipo de muestra. 
  • Este test ha sido probado en Android pero podría desarrollarse una app para su uso en iOS.
El investigador coruñés César de la Fuente.
El investigador coruñés César de la Fuente.
Diana Fontenla

El test del futuro para detectar la covid-19 puede hacerse con tan solo un teléfono móvil, un chip -de papel o cartón- y una app. El prototipo es una solución rápida -tarda unos 4 minutos en dar el resultado-, barata, -cuesta alrededor de 4 euros- y efectiva -con una fiabilidad de entre el 87 % y el 90 %-. Esta prueba diagnóstica podría realizarse “antes de comer, antes de desayunar y antes de cenar” para saber a lo largo del día si la persona testada tiene covid o alguna otra enfermedad infecciosa.

"Así se previene la propagación del virus", explica en una entrevista con 20minutos el biotecnólogo coruñés César de la Fuente, catedrático a cargo del equipo investigador que ha desarrollado este prototipo de prueba diagnóstica cuyos resultados han sido publicados en la revista Matter, de Cell Press.

Prototipo del test covid del laboratorio de César de la Fuente.
Prototipo del test covid del laboratorio de César de la Fuente.
Penn Medicine

De la Fuente, profesor de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) cuya labor científica ha sido recientemente reconocida con el Premio Fundación Princesa Girona de Investigación Científica 2021, trabaja en el desarrollo de nuevos antibióticos por ordenador y, según asegura, la creación de este prototipo está alineada con su objetivo de "entender mejor, prevenir y tratar las enfermedades infecciosas".

Para ello, considera imprescindible poner sobre la mesa "tecnologías de diagnóstico que puedan usarse con alta frecuencia" y que permitan monitorizar "casi en tiempo real" este tipo de enfermedades infecciosas. Su prototipo cumple con esta misión y, además, disminuye sustancialmente tanto el tiempo de espera como el coste respecto a otras pruebas diagnósticas, como la PCR.

Con un chip y una app para el móvil: ¿cómo funciona el test?

Su funcionamiento, según explica, es sencillo: la persona que va a testearse solo tiene que depositar una muestra, bien de saliva, o bien nasal, en un chip. Ese chip se conecta a una máquina conectada, a su vez, al teléfono móvil. Con este sistema y gracias a una aplicación móvil "se puede visualizar si la muestra está infectada con el virus o no", explica a 20minutos el científico coruñés. Su prototipo ha sido probado con Android, aunque, asegura, "sería cuestión de programar una aplicación para su uso en iPhone y poder extrapolarlo".

No obstante, ¿cuál es el proceso por el cual el indicador señala si es positivo o no? La clave está en la ACE-2, una proteína que actúa como "puerta de entrada" del virus en nuestro organismo. "Hemos cogido esa proteína ACE-2, la hemos purificado y la hemos puesto en los electrodos de los chips que usamos", sostiene De la Fuente. Con este proceso, lo que detectan es "la unión precisa entre el virus, en particular con la proteína S de la superficie del SARS-CoV-2, y la proteína ACE-2", y esto indica si alguien es o no positivo en la enfermedad infecciosa que ha provocado la pandemia mundial.

Chip del prototipo de test covid-19.
Chip del prototipo de test covid-19.
Penn Medicine (Universidad de Pensilvania)

Aunque el estudio acaba de publicarse, aún no se puede comercializar. "Estamos trabajando con la FDA (siglas en inglés de la Administración de Fármacos y Alimentos de EE UU) para ver si se aprueba el test", matiza el profesor universitario. Para que pudiera distribuirse en el territorio de la Unión Europea, necesitaría el aval de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). No obstante, los resultados del ensayo clínico reflejan una alta efectividad: el 87,1 % para muestras nasales y el 90 % en el caso de la saliva, según recoge el documento.

Además, este test puede detectar otras variantes, como la británica, cuya muestra para el análisis obtuvieron de un hospital de Filadelfia. Entre sus próximos objetivos se encuentra conseguir otras variantes emergentes, como la india, para comprobar si su efectividad también se puede aplicar a ellas.

Una impresora, papel y cartón: ¿cómo se fabrica y cuánto cuesta?

Según explica el biotecnólogo gallego afincado en Estados Unidos, este test se imprime con una impresora similar a una 3D, para lo cual se necesita una tinta especial. El otro elemento del que se compone la prueba diagnóstica es un chip, "que es un polímero", añade De la Fuente, aunque según matiza, "se pueden fabricar con papel, cartón u otros materiales, que son bastante baratos". El resultado final tiene un precio asequible, pues "tiene un coste total de 4 dólares y 67 centavos (3,87 euros aproximadamente)" de los cuales, lo más caro es la proteína ACE-2. Producirlo a gran escala reduciría sustancialmente ese precio.

A la espera de que la FDA les dé luz verde, este prototipo podría ser comercializado por cualquier compañía o por su propia start-up, 3 Cor Bio que, aunque apenas da sus primeros pasos, trata de aportar soluciones para avanzar en este campo.

Trabajos en el laboratorio para el desarrollo del test.
Trabajos en el laboratorio para el desarrollo del test.
Penn Medicine (Universidad de Pensilvania)

Vocación universal: facilitar el acceso a las herramientas contra el covid

Si algo ha conseguido la pandemia es que la práctica totalidad de la comunidad científica se vuelque en la búsqueda de soluciones para que, un año después de su inicio, tengamos herramientas para combatir la covid-19. Con un gran esfuerzo investigador como telón de fondo, las propuestas emergentes buscan, como la del laboratorio de César de la Fuente, ser eficientes, asequibles y accesibles a todos los ciudadanos.

Tras la decisión de elaborar este tipo de test también se encuentra la vocación de ayudar: "Yo creo que tiene mucho potencial para poder incrementar el acceso a estos test de diagnóstico en comunidades más desfavorecidas", reconoce el científico gallego. "Ahora vemos la crisis en la que están en Brasil, o en India y quizás podamos aportar un granito de arena en los próximos meses", añade.

El científico insiste en la importancia de poder acceder a las tres herramientas fundamentales para luchar contra la pandemia: las mascarillas, el testeo frecuente y las vacunas. "Al principio de la pandemia, vimos que el acceso a la mascarilla no era igual en todos los sitios; luego se vio con los test y ahora se está viendo con las vacunas", explica el profesor de la Universidad de Pensilvania.

Como investigador especializado en el desarrollo de antibióticos considera un "hito a nivel científico-histórico" haber logrado desarrollar una vacuna con tecnología de ARNm "en cuestión de 10 meses, cuando la media es de unos 10 años", añade, y con una efectividad tan alta. Y, en este sentido, califica como una medida "bastante propicia" la de liberalizar las patentes de las vacunas como "un primer paso hacia lograr más equidad".

Desde EE UU confía en que "aprendamos esta situación tan dramática" y que al futuro de la ciencia en España le deparen grandes inversiones, "para poder tener cosas en casa", explica. "Yo creo que hay que ser optimistas. Vamos a salir de esta seguro, pero hay que intentar minimizar más muertes y más drama. E intentar aportar nuestro granito de arena”, concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento