Pablo Iglesias se corta la coleta

  • El cofundador de Podemos y exvicepresidente abandonó la política tras la debacle de la izquierda el 4-M en Madrid
  • En apenas siete años, Iglesias fue eurodiputado, soñó con el sorpasso al PSOE y entró en el Gobierno
  • Tras dejar todos sus cargos, su partido está en plena recomposición y él tiene pendiente decidir sobre su futuro
Pablo Iglesias, exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, tras su cambio de look.
Pablo Iglesias, exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, tras su cambio de look.
DANI GAGO
Pablo Iglesias, exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, tras su cambio de look.
DANI GAGO

Cambio de ciclo. El exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, se ha cortado su coleta. Ese peinado fue una constante de Iglesias desde su aparición y prácticamente hasta que dejó la política, cuando también lució un moño de forma ocasional. Ahora, con su salida de la política institucional y de partido, el también ex secretario general de Podemos ha decidido cambiar de estilo y cortar su cabello, como se aprecia en las imágenes.

Iglesias dejó todos sus cargos la misma noche de las elecciones madrileñas del 4 de mayo, tras arrasar Isabel Díaz Ayuso en las urnas y cosechar el bloque de izquierdas una sonora derrota. Unidas Podemos pasó de siete a diez escaños, pero el movimiento de Iglesias de abandonar el Gobierno central para presentarse como candidato autonómico no cumplió con las expectativas y no sirvió para conformar una mayoría alternativa a la liderada por el PP.

El propio Iglesias admitió que la izquierda había "fracasado" en esos comicios y que estaba "muy lejos" la posibilidad de un Ejecutivo alternativo. Entre otros factores para justificar su abandono, dijo que la derecha le había convertido "chivo expiatorio" que "anima los instintos más oscuros" de quienes "odian la democracia". "Ser útil para Unidas Podemos y para mi país es mi mayor aspiración, y es evidente que, a día de hoy, y estos resultados lo dejan claro, no contribuyo a sumar", reconoció el exvicepresidente.

La historia de Podemos y la de Pablo Iglesias fueron inseparables desde finales de 2013, cuando se fijó como primer objetivo concurrir a las elecciones europeas de mayo de 2014. La formación morada se estrenó con cinco escaños, convirtiéndose en el cuarto partido más votado de España, y superando a las encuestas. En la fase inicial del partido, la presencia de su líder en las tertulias televisivas jugó un papel clave.

¿Crees que Iglesias ha acertado al cortarse la coleta?

Sin embargo, su escaño en el parlamento europeo le iba a durar apenas un año, porque en octubre de 2015 decidió renunciar y presentarse a las elecciones generales de diciembre de ese mismo año, en las que cosechó 69 escaños y se quedó muy cerca en votos del PSOE de Pedro Sánchez. Después llegó la fusión con Izquierda Unida y la repetición electoral a comienzos de 2016, cuando obtuvo 71 escaños y se consolidó como tercera fuerza.

Dos años después, la batalla interna por el poder desgastó mucho a la formación morada y a su líder Pablo Iglesias. En una pugna por la secretaria general con Iñigo Errejón, Iglesias salió victorioso pero su partido perdió simpatizantes. Más tarde vinieron los roces con otros cofundadores, los 42 escaños en las generales de abril 2019 y los 35 en noviembre de 2019. Este último resultado marcó el mínimo para su partido, pero le permitió entrar en el Gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento