El PP denuncia el "caos" provocado por el fin del estado de alarma y Calvo acusa a la oposición de "no ayudar en nada"

Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso, durante la sesión de control.
Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso, durante la sesión de control.
EFE
Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso, durante la sesión de control.
Atlas / EFE

"Caos y desgobierno". Así ve el PP la situación tras la finalización del estado de alarma el pasado domingo, y así se lo reprochó la portavoz popular en el Congreso, Cuca Gamarra, a la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, durante la sesión de control de este miércoles en la Cámara baja.

En su intervención, Gamarra acusó al Ejecutivo de "pasar la patata caliente" a los jueces y recordó que, mientras los tribunales superiores de Baleares y Comunitat Valenciana han avalado el toque de queda, los de Canarias, País Vasco y Navarra lo han rechazo. "Finaliza el estado de alarma y tenemos caos", subrayó.

El PP considera que el Gobierno "ni legisla ni deja legislar" y es muy crítico con la hoja de ruta del Ejecutivo, que pasa por instar a las comunidades autónomas a que aprueben las restricciones que consideren necesarias y a que busquen el aval de los TSJ si estas afectan a los derechos y libertades fundamentales.

En los últimos días, los tribunales de distintas comunidades han dictado resoluciones contradictorias, que implican que en unas autonomías se podrían mantener restricciones como el toque de queda y en otras no, por lo que corresponderá al Supremo fijar una posición común para toda España.

Para los populares, ese plan es inadecuado. Gamarra denunció que el Gobierno ha trasladado el peso a los jueces, mientras que ha incumplido su promesa de hacer una "reforma legal" que habilite "instrumentos" para gestionar la pandemia sin estado de alarma, como prometió la propia Carmen Calvo hace un año.

"Anunció que la reforma llegaría muy rápido al Congreso", le recordó este miércoles Gamarra a Calvo. "Un año más tarde, finaliza el estado de alarma y tenemos el caos. La responsabilidad es del Gobierno, no de los ciudadanos, que están hartos de sus vaivenes. Siempre les mienten", lamentó la portavoz del PP, que reclamó que se apruebe el "plan B jurídico" de los populares, una modificación que, sin embargo, no serviría para mantener el toque de queda, como el propio PP reconoció este martes.

Calvo, por su parte, replicó que el plan jurídico alternativo del PP es una mala opción. El Gobierno sostiene que no se pueden limitar derechos fundamentales sólo con la legislación ordinaria, y la vicepresidenta insistió en su turno de palabra en que lo apropiado es que "los tribunales controlen" esas restricciones.

"Este Gobierno va a mantener la calidad del Estado de derecho", recalcó la número dos de Sánchez, que acusó al PP de plantear modificaciones legislativas que "pintan mal" e "inquietan", y de "no ayudar nada" en la gestión de la pandemia. Además, acusó a la oposición de "desesperación" y les pidió "tranquilidad" a los populares ahora que, "después de muchos años, han tenido una victoria electoral". "Bueno, la señora Ayuso, no ustedes", agregó.

Así las cosas, no hubo punto de encuentro entre Gobierno y oposición. El Ejecutivo, como este martes dijo Sánchez, considera que el estado de alarma "es el pasado" y que la nueva fase de la pandemia debe regirse por las medidas que propongan las autonomías y avalen los jueces, sin necesidad de ninguna reforma legislativa.

El PP, en cambio, insiste en que hace falta modificar leyes y augura que la "mala gestión de la pandemia" se va a "llevar por delante al Gobierno", como dijo este miércoles Gamarra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento