La madre de Heidi reconoce la maleta donde se halló su torso y señala al Rey del Cachopo: "Sabía que le haría daño"

La madre de Heidi Paz, víctima, declara en el juicio del Rey del Cachopo.
La madre de Heidi Paz, víctima, declara en el juicio del Rey del Cachopo.
TSJM
La madre de Heidi Paz, víctima, declara en el juicio del Rey del Cachopo.
TSJM

"Sabía que le haría daño". Con estas palabras, Gloria Francis, la madre de Heidi Paz, ha señalado este martes al presunto asesino de su hija, César Román, el Rey del Cachopo. Lo ha hecho en la tercera sesión del juicio oral que comenzó este lunes, en la que ha identificado la maleta donde se halló el torso descuartizado de la víctima y ha contado lo celoso que era Román. Además, ha desligado a su hija de cualquier problema con el trapicheo de drogas, como deslizó el martes el acusado que, con el fin de demostrar su inocencia, la implicó en un robo de cocaína entre bandas que habría provocado su fuga.

Durante una hora, la testigo principal ha respondido a las preguntas de todas las partes. Lo ha hecho a pocos metros de Román, separada por un biombo y con una camiseta en la que llevaba impresa la foto de su hija, que fue encontrada sin vida el 13 de agosto de 2018. Ha contado Francis que la última vez que la viva fue entre el 26 y el 29 de julio. Aquel día le dijo que quería que volviera a Honduras, donde tenía a sus dos hijos y de donde era originaria. El motivo era que siempre sospechó de Román por sus celos, unas malas sensaciones que se fueron incrementando cuando Heidi fue separándose de ella, con quien mantenía una relación cercana, y dejando de responder a sus preguntas.

"Siempre supe desde dentro de mi corazón que este hombre iba a hacerle daño, sé que la maltrataba por lo celoso que era", ha señalado ante el jurado popular y ante Román, que ha sonreído en más de una ocasión. La madre de la víctima ha añadido que "cada cinco minutos" él la llamaba, "siempre presionándola, hostigándola". Las prisas, además, parecían ser la tónica de la relación.

Tal y como ha relatado la madre de Heidi, su hija le presentó a Román cuando llevaba un mes trabajando en uno de los locales que tenía en Madrid el Rey del Cachopo, que tuvo un ascenso meteórico en la hostelería madrileña antes de, según sostiene la Fiscalía -que pide para él 15 años de cárcel- asesinar a Heidi, descuartizarla, quemar su torso en una nave industrial de Usera y huir a Zaragoza, donde fue encontrado en noviembre de ese año.

Sobre el embarazo de la víctima, que terminó en un aborto supuestamente involuntario, Francis ha dejado en el aire que se lo provocase él, que el martes ya señaló que no quería tener al bebé. "Me dijo que se había caído, le dije que no me lo creía y me respondió 'ya te contaré'; es muy raro que se cayera", ha añadido. La madre también ha contado que el Rey del Cachopo le dio un anillo a su hija al mes de conocerse, a lo que ella se opuso. "Le dije que le veía mayor, que no me gustaba para ella", ha respondido.

Gloria Francis también ha contradicho la versión que dio el Rey del Cachopo en su declaración, que se alargó durante cuatro horas, sobre el lugar de residencia de ambos. Román sostuvo que la pareja nunca vivió en casa de la madre de ella, algo que Gloria ha negado. Según sus cálculos, estuvieron un mes en su casa, hasta que se mudaron a Vallecas. En ese traslado es donde vio la maleta en la que posteriormente se halló el torso de Heidi calcinado y sin las prótesis mamarias, de las que César "estaba enamorado". "Esa maleta es de César Román, la vi cuando se mudaron", ha aseverado.

La testigo, que ha tenido que parar de hablar en varias ocasiones por sus lágrimas, también ha desligado a la víctima de cualquier trapicheo de drogas en el que Román la inmiscuyó este martes para defender su inocencia. Según su argumento, Heidi habría ejercido la prostitución y robado 12 kilos de cocaína con los que habría vuelto a Honduras. Contó que incluso fue amenazado incluso por un comisario de Policía. Francis, en cambio, ha señalado a preguntas del fiscal que nunca le preguntó "ningún desconocido" por su hija, que la víctima no tenía diferentes números de teléfono como sostuvo Román y que ni ejerció la prostitución ni consumía drogas.

Además, ha sido la jueza quien ha rechazado otro de los argumentos de la defensa. El Rey del Cachopo dijo que nadie en tres años había reclamado el cuerpo hallado, que según él no era de Heidi, lo que veía como un indicativo para justificar su fuga. No obstante, el tribunal ha confirmado que la madre pidió incinerar el cuerpo, pero que no se lo han permitido hasta que no finalice la vista, que se alargará unas semanas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento