Caamaño y Granados
El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, con el consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados. EFE

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño , y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, se han reunido este martes por primera vez y han coincido en la necesidad de que Madrid tenga más magistrados, lo que podrá conseguirse mediante los denominados "jueces volantes".

Madrid es la segunda comunidad en número de asuntos por juez y la numero 12 en número de jueces por habitante

Granados ha expuesto al ministro la necesidad de aumentar el número de jueces y magistrados en la Comunidad de Madrid, ya que ésta es la segunda comunidad autónoma en número de asuntos por juez y la numero doce en número de jueces por habitante.

Caamaño ha propuesto, según el consejero, la posibilidad de introducir en la futura ley de la Oficina Judicial la figura del juez de adscripción territorial o "juez volante". La medida podría ponerse en marcha a finales de año, "solucionando en parte el problema" de falta de jueces, ha avanzado Granados.

Magistrados con destino temporal

El Ministerio de Justicia y el Consejo General del Poder Judicial estudian crear la figura del "juez volante", que será un magistrado de carrera que en lugar de ocupar una plaza fija en un Juzgado o en un tribunal será destinado temporalmente a los órganos judiciales que lo necesiten.

Caamaño y Granados también han hablado de financiación de la Justicia, y el ministro ha avanzado que "dentro de muy poco" presentará una vía adicional de financiación de las comunidades autónomas en esta materia, según ha explicado el consejero.

Reforma millonaria en Plaza de Castilla

Por otra parte, Granados ha informado de que la reforma del edificio que alberga los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid, que comenzará el próximo verano, costará más de un millón de euros y consistirán en trabajos de climatización, pintura y renovación del mobiliario.

El edificio de los Juzgados, de 127.000 metros cuadrados de superficie, será pintado en su totalidad, y también se pintarán 2.740 metros cuadrados de puertas, así como el resto de techos, paredes y otros elementos que lo precisen, ha detallado la Consejería.

También se revisará el sistema de climatización y se renovarán los cuatro ascensores del edificio central de Plaza de Castilla.