José Luis Rodríguez Zapatero
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su comparecencia ante la prensa. Chema Moya / EFE
La decisión de las adolescentes de 16 y 17 años que quieran abortar sin el consentimiento de sus padres debe ser "libre e íntima". Así lo ha expresado este martes el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayando la importancia de evitar que los progenitores tengan una "interferencia determinante".


Zapatero ha apostado por tener "confianza en nuestros jóvenes"
En rueda de prensa junto al presidente de República Dominicana, Zapatero ha defendido uno de los puntos más criticados del anteproyecto de ley del aborto elaborado por el Gobierno y ha apostado por tener "confianza en nuestros jóvenes".

Tras asegurar que los "expertos" y la mayoría de la legislación europea fijan la edad de los 16 años, se ha mostrado convencido de que será "una excepción" la joven que opte por no informar a sus progenitores de su situación.

"Hagamos caso a los expertos, a la experiencia europea y tengamos confianza en nuestros jóvenes, en nuestras mujeres", ha pedido Zapatero. "No privemos ni interfiramos en la decisión libre e íntima de la mujer, que es la que tiene una responsabilidad para toda la vida de asumir el embarazo", ha recalcado.

La reforma supone "normalizar" la legislación sobre el aborto en España y ser "plenamente europeos"
Para Zapatero, la propuesta legislativa supone "normalizar" la legislación sobre el aborto en España y ser "plenamente europeos", ya que el proyecto es homologable a la inmensa mayoría de las normativas de nuestro entorno.

El proyecto, ha añadido, ofrece más garantías para las mujeres y una mayor protección a la intimidad e incluye una política de educación sexual y prevención de embarazos no deseados, "que sin duda hace falta" para reducir los abortos entre las adolescentes.

"Es un derecho de la mujer y, como derecho de la mujer, debe primar la voluntad de la mujer, debemos respetar su intimidad y su decisión", ha concluido Zapatero.

Un feto de 13 semanas "no es un ser humano"

Las declaraciones de Zapatero sobre la reforma de la ley del aborto se produjeron horas después de que la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, manifestara que un feto de 13 semanas de gestación (tres meses y una semana) "no es un ser humano". En una entrevista en la Cadena SER, un oyente preguntó a la titular de Igualdad si un feto de trece semanas, que se parece mucho a un bebé, a un ser vivo, lo es. La ministra respondió: "Un ser vivo, claro, lo que no podemos hablar es de ser humano porque eso no tiene ninguna base científica".