El joven acusado, declarando ante el juez.
El joven acusado, declarando ante el juez. EFE

El joven de estética skin Mario F. ha declarado ante el juez acusado de un delito de asesinato con alevosía en grado de tentativa por aprovecharse de la indefensión de Rubén T., un joven antifascista que recibió seis puñaladas el 6 de septiembre del 2008 en la estación de Urquinaona del metro de Barcelona.

Los otros tres miembros del grupo, también menores, están en libertad

El acusado formaría parte de un grupo de neonazis que hablaban por Internet usando expresiones como "cacería de guarros" para referirse a pegar a antifascistas. El joven ha reconocido la utilización de estas expresiones en el Messenger, aún cuando insistió en que eran para "fanfarronear" y que, aunque hablaban así, no lo habían llevado a la práctica.

Estas conversaciones se han encontrado en el registro del disco duro del acusado, donde también encontraron algunos artículos contra los judíos y los red skins, además de imágenes vinculadas a la ideología nacionalsocialista. Mario F. ha contado con el testimonio del menor Cristian B., que ha ido al juicio llamado por la defensa y ha admitido haber sido él el autor del apuñalamiento.

Cristian B ha sido condenado a tres años de internamiento y tres de libertad vigilada

El fiscal pide 13 años de prisión para Mario F. y 12.000 euros de indemnización para la víctima. Cristian B, el autor confeso de las puñaladas, ha sido condenado a tres años de internamiento y tres de libertad vigilada. Los otros tres miembros del grupo, también menores, están en libertad.