Concentración ante la empresa en la que murió un joven de 19 años: "La falta de medidas de seguridad era total"

Concentración de UGT esta mañana ante la empresa Cidac, donde murió un joven de 19 años engullido por una máquina.
Concentración de UGT esta mañana ante la empresa Cidac, donde murió un joven de 19 años engullido por una máquina.
Àlex Recolons / ACN

Unas 200 personas convocadas por UGT se han concentrado esta mañana a las puertas de la empresa Cidac de Cornellà de Llobregat (Barcelona), donde el pasado 30 de abril murió un joven de 19 años engullido por una máquina ante la, denuncia el sindicato, "total" falta de medidas de seguridad.

El secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros, ha acusado a la empresa de ser "responsable criminal" de esta muerte, ya que algunos trabajadores habían denunciado con anterioridad las condiciones de salud y de seguridad "precarias" en las que trabajaban.

Concretamente, la empresa tenía cinco denuncias a la Inspección de Trabajo, dos registradas de manera presencial y tres telemáticas, señala Antonia Fuentes, secretaria de Salud Laboral y Formación en UGT FICA de Cataluña.

Fuentes cuenta que "en todo el tiempo en el que he trabajado en salud laboral, jamás había visto una empresa de estas características: lavabos insalubres, ratas, máquinas que no tienen mínimos de seguridad...", y añade que "en algunas empresas hay faltas de seguridad que provocan accidentes, pero en ésta el incumplimiento de las medidas era total".

Además, asegura que las precarias condiciones de los trabajadores no pasaban únicamente por la falta de seguridad, sino que se traducían también en otros aspectos como jornadas de 12 horas u horas extra obligatorias.

Despedido por sindicarse

Fuentes señala que la empresa en la que se produjo el accidente mortal, Cidac, no tenía representación sindical y que, cuando la hay, "el control de estas condiciones en mucho más fácil". Y es que "el afiliado de UGT que denunció la falta de medidas de seguridad fue despedido cuando la empresa se enteró de que estaba promoviendo unas elecciones sindicales", denuncia.

Este trabajador, cuenta Fuentes, "estaba metiendo bastante caña con el tema de la seguridad, negándose a hacer algunos trabajos por lo inseguro de la situación y aconsejando a los compañeros" y, finalmente, fue despedido, algo que también ha denunciado el sindicato.

Durante la concentración, este ya extrabajador ha asegurado que tanto él como sus antiguos compañeros habían denunciado que las condiciones en las que trabajaban comportaban un "riesgo de muerte" y ha hecho un llamamiento a acabar con el "cáncer" de la precariedad laboral.

"Dejadez de la administración"

Fuentes afirma que, en la concentración, "no sólo hemos denunciado la falta de medidas de seguridad y la culpabilidad de la empresa, sino también la dejadez de la administración, que aporta recursos irrisorios a la Inspección, lo que hace imposible gestionar la salud y la seguridad en los centros de trabajo".

Denuncia que, en la provincia de Barcelona, hay sólo 50 inspectores de trabajo, y que están "sobrepasados" porque, además de dar salida a las inspecciones que llegan, también deben realizar la vigilancia y el control de las empresas, algo que, asegura, con este número es "imposible de hacer".

Así, en 2020 y pese al parón producido por la pandemia, se produjeron 21 accidentes mortales en la industria catalana, más del doble que en 2019, un incremento de la accidentalidad mortal que responde, según UGT, "tanto a la falta de inversión en políticas preventivas de las empresas, como a la falta de anticipación y de acción de la Inspección de Trabajo".

Además, Fuentes lamenta que, en inspecciones de trabajo a las que ella ha acudido, "el empresario ha dicho que paga la multa porque le sale más a cuenta que garantizar las medidas de seguridad". Por este motivo, señala que "aunque nos gustaría que las empresas estuvieran más concienciadas, el discurso no funciona, así que hay que tomar medidas más drásticas".

Señala, por ejemplo, que la empresa en cuestión, Cidac, siguió abierta después del accidente y que, pese a que el sindicato no ha hablado directamente con ellos, "nos han llegado noticias de que niegan que hubiera denuncias" y añade que "aunque no las hubiera, que no es el caso, eso no les exime de responsabilizarse de la seguridad de sus trabajadores". 

En este sentido se ha pronunciado Ros durante la concentración, donde ha explicado que, con este acto, además de apoyar a la familia del joven fallecido, quieren denunciar a aquellas empresas "explotadoras" que prefieren pagar las multas de la Inspección de Trabajo antes que invertir en seguridad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento