Accidente del Yak-42
El accidente del Yak-42 se produjo el 26 de mayo de 2003. AGENCIAS
La Audiencia Nacional ha condenado este martes a 3 años de prisión al general Vicente Navarro por la identificación errónea de 30 de los 62 cadáveres de los militares fallecidos en 2003
en el accidente del avión Yak-42 en Trebisonda (Turquía).  La sentencia llega seis años después de la mayor tragedia de la historia de las Fuerzas Armadas españolas en tiempo de paz. Se trata de la primera condena que este tribunal impone a un general del Ejército en toda su historia.
Cada familia recibirá 10.000 euros de indemnización

El fallo judicial señala que hubo un "delito intencionado" en la identificación errónea de 30 de los militares fallecidos. La sentencia señala que Navarro "sabía que estaba falseando la verdad" y que "actuó dolosamente" (con intención).

La sentencia añade que 30 cadáveres "presentaban tal estado" que no eran identificables de forma visual y Navarro sin realizar "análisis complementario" y "a pesar de ser consciente de que era imposible identificar con tales datos todos los cuerpos" elaboró una lista que "aparentaba que todos ellos habían sido identificados cuando lo cierto es que las identidades habían sido asignadas de forma aleatoria en treinta casos".

Evitar dudas y recelos

Los tres condenados, explica la sentencia, "a sugerencia de Navarro con la excusa de dulcificar la descripción de las lesiones, omitieron conscientemente aquellas que podían fácilmente despertar recelos o dudas sobre el proceso de identificación".

El fallo también dice que "los forenses turcos actuaron bien" y "avisaron de la incorrecta identificación" de los cadáveres.

La Audiencia ha condenado a Navarro a una pena de inhabilitación durante dos años y al pago de una indemnización de 10.000 euros para cada una de las familias en concepto de responsabilidad civil.

Los dos oficiales médicos que trabajaron en la comisión como subordinados de Navarro, José Ramírez y Miguel Sáez, han sido condenados como cómplices a una pena de un año y medio de cárcel cada uno y sancionados con un año de inhabilitación. Además, deberán abonar una multa de 900 euros cada uno.

La sentencia recuerda que los condenados hicieron una lista con identidades asignadas aleatoriamente
La sentencia -que las familias de los fallecidos han recibido con lágrimas, pero en la calle porque no se les ha permitido el acceso al tribunal- considera al Ministerio de Defensa responsable civil subsidiario.

El Fiscal pedía una pena de cárcel superior

La condena, que podrá ser recurrida, es menor a la que pedía el Fiscal: cinco años de cárcel para Navarro y 4 años y medio para Ramírez y Sáez-. También solicitaba una multa de 30.000 euros para Navarro y de 24.000 euros para Ramírez y Sáez.

El Ministerio Público mantenía que Navarro, Ramírez y Sáez falsearon las identificaciones de los cuerpos porque había "prisa" para repatriar los cadáveres y celebrar con la mayor prontitud posible el funeral de Estado.