Un concesionario de coches
Un concesionario de coches, este lunes en Madrid. JORGE PARÍS

"Los clientes vienen a preguntar y no sabemos qué decirles". Así describía este lunes la situación una comercial de un concesionario madrileño.  La escena se repitió en muchos otros lugares. En el primer día de aplicación de las nuevas ayudas para la compra de un automóvil hubo una afluencia normal de clientes y una cantidad muy superior de dudas entre los vendedores.

Los clientes vienen a preguntar y no sabemos qué decirles

El principal de los inconvenientes es el relativo a la subvención de 500 euros que tienen que aportar las comunidades autónomas implicadas, cuya articulación aún no está definida. Este lunes se reunieron las diferentes patronales del sector con el Ministerio de Industria para tratar de aclarar algunas cuestiones. En ese encuentro se acordó ampliar hasta los 5 años la antigüedad de los coches usados cuya compra se subvencionará.

Con todo, la asociación de consumidores FACUA recomendó que no se tome una decisión de compra "de forma impulsiva". Recuerdan que los precios pueden variar hasta 3.600 euros en diferentes concesionarios.

Cuestiones claves

Las siguientes puntos son los que sí están claros:

  • La cuantía. El Gobierno aporta 500 euros. Las marcas 1.000. Y las CC AA que se sumen a la iniciativa, otros 500 euros. En total, podría alcanzar los 2.000 euros.
  • Renove. Para acogerse al plan hay que entregar para achatarramiento un vehículo que tenga al menos 10 años o 250.000 kilómetros.
  • Condiciones. Para coches nuevos, tienen que tener un precio inferior a 30.000 euros y emitir menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro. O menos de 150 gr/Km si incluye otras características de seguridad o eficiencia energética.
  • Segunda mano. Se pueden cobrar los 500 euros del Gobierno, pero no los 1.000 de los fabricantes, si se compra un coche usado de menos de 5 años de antigüedad y se envía al desguace otro de al menos 12 años. Las exigencias en emisiones son las mismas que para los coches nuevos.
  • Duración. El Ministerio de Industria dispone de 100 millones de euros, lo que alcanzaría a subvencionar 200.000 operaciones. El plan durará hasta que se acabe el dinero, con un año como máximo.
  • Comerciales. También hay ayudas para vehículos de transporte de hasta 3,5 toneladas de masa máxima. Tanto si se compra uno nuevo como si es usado (iguales condiciones que en turismos salvo el límite de emisiones, que asciende a los 160 gr/Km).

Los descuentos de las marcas

A las iniciativas públicas se han unido las promociones de las propias marcas automovilísticas. Ford fue pionera con una oferta a añadir a la ayuda del Estado de entre 2.000 y 6.000 euros, según modelo. Renault ofrece entre 2.000 y 6.500 euros, Citroën, entre 2.000 y 6.400 euros y Peugeot pasa de los 4.000.

Los madrileños tienen derecho a una rebaja del 20% en la matriculación

"Lo primero que hay que aclarar es si la comunidad nuestra entra o no", decía un agente de ventas manchego. La suya es una de las comunidades que, junto a Andalucía, Aragón, Asturias, Extremadura, Castilla y León y Cantabria, han adoptado la medida de aportar 500 euros de ayuda directa. Baleares, Canarias, Cataluña, La Rioja y Murcia lo están estudiando. Navarra, Comunidad Valenciana y Madrid mantienen sus propios planes.

Lo primero que hay que aclarar es si la comunidad nuestra entra o no

La Comunidad de Madrid mantiene por tanto el descuento del 20% en el impuesto de matriculación. A diferencia de las ayudas de Industria, no discrimina en función de la contaminación que se emite.

La duda que se ponía encima de la mesa es si los madrileños pueden irse a comprar un coche a Toledo o Segovia para obtener los 2.000 euros que suman los planes nacional y autonómico que Castilla-La Mancha y Castilla y León sí han adoptado. En principio, esta opción parece improbable: el desarrollo de la medida se hará teniendo en cuenta el empadronamiento. Pero aún está por ver, ya que el protocolo de aplicación aún está en el aire.