Se cumplen 10 días sin noticias de Anna, Olivia y Tomás

Tomás Antonio Gimeno, de 37 años, y sus dos hijas Anna y Olivia Gimeno Zimmerman, de 1 y 6 años, están en paradero desconocido desde el martes en Tenerife y la investigación se centra en la embarcación del padre, localizada a la deriva y vacía frente al puertito de Güímar.
Tomás Antonio Gimeno, de 37 años, y sus dos hijas Anna y Olivia Gimeno Zimmerman.
Archivo

Anna y Olivia Gimeno Zimmerman desaparecieron junto a su padre, Tomás G., de 37 años, el pasado 27 de abril en Tenerife. Las pequeñas de seis y un año tendrían que haber regresado con su madre a las 21.00 horas pero el padre no apareció.

Tomás fue visto por última vez en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Las cámaras le captaron subiéndose solo con varias bolsas en su barco a las 21.30 horas. La embarcación comenzó a navegar. Sin embargo, al poco tiempo regresó desesperado en busca de un cargador para su móvil. Después de conseguirlo, volvió al barco y desapareció a las las 00.30 horas.

El capitán del puerto ha asegurado que llegó a salir hasta en tres ocasiones, hasta que finalmente lo hizo pasada la medianoche y ya no regresó.

La Guardia Civil inició un amplio dispositivo marítimo y aéreo ante lo que se ha considerado una desaparición de alto riesgo para buscar a las dos pequeñas y a su padre, orientado en torno a estas últimas imágenes en el puerto.

Un día antes de la desaparición, Tomás realizó una transferencia por valor de 55.000 euros.

Antecedentes

Beatriz, la madre de las niñas, ya había revelado a la Guardia Civil en diciembre que su expareja la habría amenazado con que no las volvería a ver más ni a él tampoco, pero no presentó una denuncia.

Según se ha desvelado varios testigos durante estos días, Tomás habría pegado una paliza a la actual pareja de Beatriz con un palo de golf. Al intentar separarles, también ella sufrió una agresión por parte de su exnovio.

El día 28 de abril apareció a la deriva la embarcación propiedad del padre a pocos kilómetros del puerto. En ella se encontraron restos de sangre, que posteriormente descartaron que fueran de las niñas. También se encontró una silla infantil en la zona.

Orden de búsqueda internacional

La familia materna ha querido dirigir la búsqueda en Latinoamérica. Según parece, Panamá podría ser el país en el que a Tomás le gustaría vivir. Beatriz difundió un vídeo privado de las niñas para intentar que la repercusión llegara también al otro lado del charco.

Este escenario dio un giro en la investigación y se declaró una orden de búsqueda internacional por el Juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar (Tenerife).

La última conversación telefónica mantenida con sus amigos y su padre tuvo un tono de despedida, en el que le aseguró a este último que iba a iniciar una nueva vida.

Comunicaciones del entorno

La madre de las pequeñas ha querido hacer un llamamiento este viernes para que Tomás "desista y no les haga sufrir, porque ellas no tienen culpa de nada y estarán deseando" verla "desesperadamente".

Amigos de Tomás han asegurado que están realizando investigaciones para ayudar a las autoridades a encontrar el paradero de los tres, ya que piensan que podrían encontrarse en Cabo Verde. Aunque las autoridades ya han ahondado en él y de momento descartan esta opción.

Los padres de Tomás se encuentran destrozados tras lo ocurrido. El entorno de ambos han querido hacer un llamamiento para que Tomás regrese con sus hijas a Tenerife, sin perder en ningún momento la esperanza de encontrarlas con vida. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento