Macarena Márquez
Macarena Márquez

Nació en Madrid, pero ya se siente parte de Valladolid. Ahora publica su primera novela, 37 minutos en el atasco.

¿Cómo surgió este libro?

Nació un día que iba en autobús por Madrid y a mi lado un chico llevaba un periódico que hablaba del 20 aniversario de la tragedia de la discoteca Alcalá 20. Me impactó, yo estuve allí la noche anterior al incendio y ese momento me hizo reflexionar sobre  la pérdida.

¿Es la primera novela?

Es la primera que se ha publicado, pero no la primera que he escrito. La elegí porque se han cumplido ahora 25 años del incendio y yo, como historiadora, siempre he luchado contra el borrado de la historia y de los hechos.

¿Se han olvidado a los 82 muertos que dejó esta tragedia?

Más que el incendio trato de recordar que ninguna persona está exenta de perder a alguien y hay que ponerse en el lugar del que se queda y lo que debe afrontar desde ese momento. A pesar de todo es  muy optimista y, en el fondo, una historia de amor.

Entonces, ¿el incendio es una excusa?

Es un paisaje de fondo, aunque he estado mucho tiempo investigándolo y buscando los testimonios de los que vivieron aquello. Era un día muy alegre, con despedidas de soltero, el final de las clases universitarias, y se convirtió en tragedia.

¿Quiénes son los personajes?

Tres personas que no se conocen de nada. Coinciden en un atasco y no saben la relación que tienen entre ellos. Cada uno, de forma ficticia, interpreta una forma de amor, la de padre e  hijo, la de pareja y la de amigo.

¿Por qué la protagonista se llama como usted?

Se llamaba Yolanda hasta 15 días antes de entregar la novela a la editorial, pero lo cambié. Es un homenaje a mi padre. Le he puesto el nombre que a él más le gustaba y su apellido, que es el mío.

¿Cómo influye en su literatura el hecho de ser pintora?

Mi escritura está cargada de imágenes. Yo pinto con palabras y escribo con imágenes. mónica g. pérez

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID